5 canciones en la vida de…África Baeta (periodista ETB)


Volvemos de nuestras vacaciones con nuestros pecados (pocos) totalmente purificados y con ganas de seguir renovando los votos de nuestra cofradía virtual musical. Hoy en esta sección que tanta aceptación está teniendo entre nuestros lectores, contamos con la participación de un rostro conocido de la televisión autonómica vasca. Ella es África Baeta, la actual presentadora del Teleberri de las 15:00 en Euskal Telebista, y con un interés por la música desde su infancia como comprobaremos más adelante.

Su carrera profesional siempre ha estado ligada a los medios de comunicación y en concreto a la televisión. Aquí le podemos ver en un programa de la TV local Canal 4 de Pamplona en 1997 con Emma García, presentadora actualmente de Telecinco, tratando un tema que por aquel entonces estaba dando sus primeros pasos, Internet.

Durante muchas temporadas fue la encargada de presentar los informativos del fin de semana pero también ha hecho más cosas como el programa Tu vista de Euskal Herria.

Su profesión de periodista no le ha impedido mantener su afición por la música y en particular por su artista favorito, Bruce Springsteen. Podéis comprobarlo en el completo e interesante blog que tiene junto a Iñigo Alonso, en el que publican todo tipo de contenidos relacionados con El Boss y que desde aquí os recomendamos que visitéis.

En la selección de África nos encontramos con grandes nombres en la historia de la música moderna, auténticos mitos del rock, con estilos y épocas para todos los gustos. 5 canciones que de una u otra forma han estado presentes en algún momento de su vida y que ella nos las descubre con un apropiado toque personal. Antes de que África nos revele el por qué de su elección, queremos agradecerle su entusiasmo y su rapidez en colaborar con nosotros.

La banda sonora de mi vida ha sido la música de Bruce Springsteen, siempre me ha acompañado, especialmente a partir de los 16 años. Muchos años quedan detrás y los gustos cambian con la edad, pero en cada momento de mi vida ha habido un disco de Bruce. Teniendo esa matización siempre presente, y por encima de todas las opciones, me animo a elegir otras cinco canciones.
1.- John Lennon. Woman. (1980)
Una canción irrepetible perteneciente al álbum Double Fantasy, el último autorizado por Lennon antes de su muerte. De hecho el último autógrafo que firmó Lennon fue en un ejemplar de este disco a David Chapman (el asesino de Lennon), un disco que fue subastado por 525.000 dólares, convirtiéndose en el más caro de la historia. Ese L.P fue un regalo de Reyes, recuerdo que pasaba horas escuchando esa canción mientras absorta veía como el vinilo giraba en el tocadiscos.
No hay ningún video que se pueda insertar así que nos tendremos que conformar pinchando aquí para verlo.
2.- Queen. La banda de Rock británica publicó en el 78 el álbum JAZZ, con un single titulado Don’t Stop me now. Fue el primer disco que nos intercambiamos entre las amigas con apenas 8 ó 9 años. No olvidaré nunca la sensación de “sentirse mayor y libre” al escuchar a Fredy Mercury.
3.- ELVIS. Jailhouse Rock. La música que me acompañó durante buena parte de mi infancia. En casa siempre había discos del Rey del Rock, el hombre perfecto y lo confieso me servía de vía de escape en mis clases de piano. Conseguir una partitura de Elvis suponía darle un toque de color a los eternos y repetitivos ejercicios musicales.
4.- Sting, The Police, Every Breath you take. Hay demasiados momentos en mi vida marcados por esta canción. Siempre ha estado ahí y jamás pasará de moda, es atemporal y me atrevería decir que casi mística.
5.- ¿Y a quién de mi generación no le han marcado los BEE GEES?… Una confesión: ésta fue la primera canción que bailé con un chico, que por cierto, no era el que me gustaba!
El video original no se puede insertar, es este, os dejamos con una actuación en directo.

Strawberry Letter 23. Shuggie Otis, precocidad con escasa y tardía recompensa


¿Cuántos  “niños prodigio” han existido en la historia de la música? un buen número, sin duda. ¿Cuántos consiguieron triunfar? sólo unos pocos, el resto se quedaron en el camino por diferentes motivos. Nuestro protagonista de hoy,  Shuggie Otis, puede ser un buen representante de aquellos que prometían mucho pero se quedaron en tan sólo una esperanza.

Dice el refrán que de casta le viene al galgo, y a nuestro protagonista le vino de su padre Johnny Otis la afición por la música. Otis fue el productor del Hound Dog en la voz de Big Mama Thornton, que luego hiciera famoso Elvis Presley, y también escribió el no menos conocido Willie And The Hand Jive. Así que el niño Shuggie (Los Angeles, 1953) creció en un ambiente musical que propició que aprendiera a tocar la guitarra con 5 años y que a los 12 ya se desenvolviera con el instrumento como si de un profesional se tratase. Empezó entonces a acompañar a su padre rasgando las 6 cuerdas, aunque para entrar en los garitos tuviera que disfrazarse con unas gafas negras y un bigote postizo para aparentar ser mayor de edad. La única grabación que hay tocando los dos es este video de los 70.

Al Kooper y Shuggie Otis - Kooper Session

La destreza de Shuggie como músico no sólo se circunscribía a la guitarra. Su afán por crecer musicalmente le hizo dominar más instrumentos como el piano, el órgano, el bajo y la batería. No es de extrañar por tanto que Al Kooper (Blood, Sweat & Tears) le reclutara con 15 años para su álbum Kooper Session o Frank Zappa le llamara para meter su bajo en Peaches en Regalia de su disco Hot Rats (1969). Su progenitor no iba a ser menos y le fichó también para su Cold Shot de ese mismo año. Con este rico bagaje nuestro joven no tardó mucho en volar por su cuenta y en 1970 publicó su debut avisando que llegaba al mercado discográfico con el simple y directo título de  Here Comes Shuggie Otis. Con 18 años volvería a la carga con Freedom Flight (1971). La rapidez con la que estrenó su carta de presentación, se transformó después en una concienzuda dedicación de 3 años para la siguiente entrega, Inspiration Information (1974), su proyecto más ambicioso. Escribió y arregló él mismo todas las canciones y tocó la mayoría de instrumentos. Un esfuerzo que desgraciadamente no vería recompensado. Entonces desconocía que  este sería su tercer y último trabajo.

Inspiration Information

A pesar de que sus actitudes de divo no eran las más idóneas para hacer amigos, su fama en el mundillo musical fue en ascenso. Parece que en esas fechas le ofrecieron sustituir a Mick Taylor en una gira de los Rolling Stones pero lo rechazó porque quería grabar su siguiente álbum con Quincy Jones. Algo que por otra parte nunca sucedería. Su carrera se iba a truncar prematuramente con 21 años. La discográfica le echó porque su último disco fue un fracaso total de ventas. Su destino no pintaba nada halagüeño. Otro prometedor artista que se queda en el camino, podríamos pensar sin equivocarnos. Al menos su canción Strawberry Letter 23 le salvaría de pasar al anonimato más absoluto.

Algunos artistas se tienen que morir para recibir algún tipo de reconocimiento. A Shuggie afortunadamente no le hizo falta. Producida por Quincy Jones, esta canción de su último disco se refería al papel perfumado de fresa de las cartas que una amiga suya le enviaba. 3 años después de editarse, los Brothers Johnson la adaptaron a un funky más orientado a las pistas de baile, el estilo que estaba en pleno apogeo en aquellos tiempos. El “saltarín” sólo final que reproducía el original lo interpretó Lee Ritenour, reputado guitarrista de jazz. La incluyeron en su LP del 77 Right On Time -también producido por Quincy Jones– y su repercusión fue inmediata. Llegó al número 1 en la categoría de Soul y al 5 en el top 100 en las listas del Billboard. Se hacía por fin un poco de justicia con su autor.

Curiosamente se hizo a su vez una versión de la versión. Y también producida por Quincy Jones. En 1992 un joven cantante de 16 años Tevin Campbell fue su intérprete.

Por lo menos su estrellato no se apagó tan fácilmente y su legado se ha reivindicado desde ese momento. Quentin Tarantino la usó en 1997 para su película Jackie Brown.

Strawberry Letter 23, como muchas de sus canciones, ha sido sampleada por muchos artistas. Beyoncé por ejemplo la utilizó para su éxito Be With You del 2003. También hizo lo propio con Rainy Day para su canción Gift From Virgo.

David Byrne, el que fuera líder de los Talking Heads, también quiso divulgar su obra y reeditó Inspiration Information en 2001 con su sello Luaka Bop.

Shuggie Otis vive felizmente con su familia ajeno a cualquier actividad musical. Sólo ha roto su retiro para hacer pequeñas colaboraciones con el rapero Mos Def o para grabar un par de temas para el recopilatorio Novemberin’.

Play Guitar. La guitarra como protagonista


Rescatamos la sección el CD De La Semana en esta ocasión con un denominador común entre los diferentes cortes: la guitarra. Inspirado por la lista publicada por Roberto Moso en su blog sobre canciones que hablan sobre el rock and roll, he elaborado una propia pero en este caso sobre canciones en las que la guitarra tiene un papel protagonista en la letra. Algunas que ya conocía las he rescatado para lista pero otras (la mayoría) las he descubierto al hacer esta compilación. En algunos casos el instrumento se utiliza como metáfora, en otros como recurso lírico o como parte o elemento de una historia, en otros simplemente se habla de lo que le produce al autor el propio hecho de tocar la guitarra…Pinchando en cada título podréis ver el video de cada una de ellas. También os quería pedir ayuda para ampliarla porque seguro que hay muchas más. Si tenéis alguna favorita y no está incluída, hacernoslo saber.

Antonio Vega – Guitarras

John Cougar Mellencamp – Play Guitar

George Harrison – While my guitar gently weeps

George Harrison – This Guitar (Can’t Keep from Crying)

Radiohead – Anyone Can Play The Guitar

The Who – Guitar And Pen

Elvis Presley – Guitar Man

Steve Earle – Guitar Town

Johnny Cash y June Carter – Long Legged Guitar Pickin’ Man

Maximo Park – Girls Who Play Guitars

Texas – Guitar Song (Je t’aime moi non plus)

The Chemical Brothers – Star Guitar

Cake – Guitar

Prince – Guitar

Deep Purple – Somebody Stole My Guitar

Towers Of London – Air Guitar

Los Auténticos Decadentes – La Guitarra

I Drove All Night. Roy Orbison VS Cindy Lauper


Hoy en “Qué canción es mejor?” rescato una canción por la que siempre he tenido una especial predilección. Roy Orbison la grabó en 1987 pero su repentina muerte por un ataque al corazón al año siguiente, hizo que no viera la luz hasta 1992 en su álbum póstumo King Of Hearts. Justo cuando su carrera había resurgido, con éxitos como You Got It de su disco Mistery Girl (1987) y el de la exitosa película Pretty Woman recuperando su canción original de 1964, o con el megagrupo Travelling Willburys (junto a Bob Dylan, Tom Petty, Jeff Lynne y George Harrison), el bueno de Orbison no aguantó tanto ajetreo y nos dejó a los 52 años. Su particular estilo al cantar, destacado por sus compañeros de profesión desde Elvis a Springsteen, fue su gran seña de identidad. El además era autor de sus canciones pero casualmente I Drove All Night fue de las pocas que no escribió él. Lo hicieron Billy Steinberg y Tom Kelly, nombres a bote-pronto desconocidos pero que son un dúo de compositores de éxitos tan populares como Like A Virgin, True Colors o Eternal Flame. Otras que tampoco compuso en ese disco de 1987 fueron por ejemplo She’s A Mistery To Me, obra de Bono y The Edge (U2) y The Comedians de Elvis Costello en este caso.

El video original lo protagonizan dos actores que en 1992 rondaban la veintena y comenzaban a gozar de cierta popularidad. El guaperillas tontorrón de la serie de tv Sensanción De Vivir Jason Priestley y la oscarizada en 2001 por Una Mente Maravillosa (y guapa también) Jennifer Connelly. Como la compañía discográfica de Orbison es muy simpática y no deja insertar el video, os dejamos con este otro.

Se han hecho diferentes versiones como la de Celine Dion, un tanto descafeinada en mi opinión, lo contrario que la de Cyndi Lauper, que curiosamente se editó en 1989, 3 años antes que la original, que se guardó en un cajón hasta 1992 como decíamos anteriormente debido al fallecimiento de Roy Orbison. Lauper, que a punto estuvo de dejar de cantar en sus inicios por una lesión en las cuerdas vocales, tenía varias canciones de éxito hasta esa fecha. Su número 1  Girls Just Wanna Have Fun era una de ellas y por la que sigue siendo conocida hoy en día diría yo y que a mi ciertamente no me entusiasma. Me quedo con otra suya que siempre me ha gustado más Time Aftter Time. Se da la coincidencia también que otro de sus hits True Colors lo escribieron como hemos comentado antes los mismos autores que I Drove All Night. Como curiosidad que quizá alguno de vosotros recordará, esta canción también tuvo su versión dance a principios de los 90 por parte de Bandido, una con la voz de Piropo y otra con la de Cyndi Lauper (ver video).  Cuál es tu favorita, la de Roy Orbison o la de Cyndi Lauper?

Mark James. Un desconocido con clásicos a sus espaldas.


Muchas veces la historia, no recompensa a quien realmente se lo merece. Grandes personajes que todos conocemos hoy en día, han tenido inestimables ayudas de personas que en un segundo plano, no han sido reconocidas en su justa medida.

Uno de esos casos es Mark James, cuyo verdadero nombre era Francis Zambon. Seguramente su nombre no os suene de nada, pero creedme, si os digo que debería haber pasado a la historia de la música, con mayor relevancia, de la que se me antoja tiene hoy.

¿Pero quien es Mark James?. Bajo este pseudónimo, se encuentra un tejano, nacido a principios de los años 40 al que siempre le gustó la música. En los años 60, tuvo la suerte de poder empezar a trabajar con el reputado productor Chips Moman. Hasta aquí, nada que lo haga extraordinario, verdad?. Pues bien, este señor, se dedicaba a escribir canciones, y su lista es larga. No vamos a nombrar todas ellas, para que no resulte tedioso, pero os citaré las más conocidas.

Uno de sus éxitos, mas sonados, se lo escribió a su amigo de la infancia B.J. Thomas, y llevaba el título de Hooked on a feelin’, os suena verdad!!. Recordar que B.J. Thomas, tuvo un rotundo éxito, con su canción Raindrops keep falling on my head, que formó parte de la banda sonora de Dos hombres y un destino, protagonizada por dos monstruos del celuloide como son Robert Redford y Paul Newman. Aquí os dejo el video de Hooked on a feelin’.

Si la anterior canción os ha parecido conocida, que me podéis decir de esta, “Suspicious Minds”. Pues si, no es originaria de Elvis, si no que su autor es Mark James, bajo la atenta supervisión de Moman. Aquí os dejo este temazo interpretado por el rey del rock.

Creo que ya bastaría con estos dos hits para tener un mayor reconocimiento. Pero hay más. Os suena “Always on my mind”. Este tema escrito por James, junto con Johnny Christopher y Wayne Carson Thompson que apareció en la cara B del disco Separate Ways de Elvis Presley, supuso un nuevo éxito para James.

Esta canción, en la versión posterior de Willie Nelson, ganó 3 grammys, incluido el de canción del año para sus compositores. Los más jóvenes quizás se acuerden de la versión de Pet Shop Boys.

Podría seguir citando y hablando de más canciones, pero os dejo dos o tres más para no alargar en exceso la entrada. “Its Only Love”, ”Raised On Rock” and “Moody Blue, fueron escritas por Mark James e interpretadas todas ellas por Elvis Presley.

Aquí queda nuestro pequeño homenaje a este gran compositor.


Tutti Frutti. Los versos que cambiaron la carrera de Little Richard


Little Richard

Little Richard

El singular Little Richard conseguió su primer gran éxito en 1955 con Tutti Frutti. A muchos de vosotros este título seguramente no os diga nada pero si os decimos que es la canción rock con una de las palabras más conocidas y populares de todos los tiempos quizá os ayude a recordar. Y si todavía no conseguís saber cuál es, os damos otra pista: es una onomatopeya, larga y original pero una onomatopeya al fin y al cabo.  Cooooorrecto, esa es, lo habéis conseguido. El “A-wop-bop-a-loo-bop-a-wop-bam-boom” (castellanizado a “a-uam-ba-buluba-balam-bambu”)  fue el primer sencillo que abrió las puertas de la fama a Richard Wayne Pennyman, que así se llamaba realmente. Little Richard había grabado unos singles con la RCA pero no habían tenido mucha repercusión. Fue en 1955 como decíamos cuando una discográfica le invitó a Nueva Orleans para grabar unas sesiones de prueba. A decir verdad esas primeras tomas no iban todo lo bien que se esperaban. Cuando el fracaso sobrevolaba por el estudio, en una de las pausas de la grabación, el de Georgia se puso a cantar de forma improvisada una letra que había escrito. El texto decía algo tan provocativo como esto:

“Tutti Frutti, good, booty / If it don’t fit, don’t force it / You can grease it, make it easy” (“Tutti Frutti, buen culito / Si no entra, no lo fuerces / puedes engrasarlo, para facilitarlo”)

Little Richard, que a los 13 años fue expulsado de su casa por su propio padre por ser homosexual, se atrevía con una letra en la que, empezando por el título, no había dudas de lo que estaba hablando, ya que en jerga Tutti Frutti se usaba para referirse a los gays. Al productor Robert Blackwell le pareció excesivamente escandalosa y llamó a una letrista llamada Dorothy LaBostrie para que la cambiara. Así que esos versos se quedaron en el olvido y los que pasaron a la historia del rock fueron estos:

“Tutti frutti, all rooty, a-wop-bop-a-loon-bop-a-boom-bam-boom”

No sabemos a ciencia cierta qué hubiera pasado si se hubiera mantenido la primera versión, pero sí está claro que el cambio dio lugar a una de las más famosas canciones del rock y que su sonora onomatopeya se sigue recordando hoy en día.

Desde entonces se han hecho innumerables versiones de la canción. Por destacar 2 de ellas, la de Elvis Presley que la hizo un año después de la de Little Richard (ver el video), y la que hacía Queen en sus conciertos como en este directo de Wembley de 1986. Os añadimos como final la cantada por el propio Little Richard y su particular forma de interpretarla.

Si quieres conocer todas la canciones con historia disponibles en nuestra web,  pincha aquí.

Elvis Presley. De Rey del Rock a “Ser Supremo”


elvis-presley

Fotografía de Elvis Presley

Hoy abordamos una curiosidad que rayando lo absurdo, tiene como fondo, la adoración a un icono musical por todos conocidos: Elvis Presley.

Pues si, el otro día navegando por la Red, me encontré con un ramillete de curiosas iglesias, que tienen como destino de sus rezos al cantante Elvis Presley. Y es que el “muevecaderas” es el centro de todo para estos iluminados, o adelantados, según desde que punto de vista lo veamos. Mezclando cosas de diferentes religiones, sugieren cosas curiosas a sus fieles, como que se debe peregrinar una vez en la vida a Graceland o que al igual que los musulmanes rezan mirando a La Meca, los fieles presleyterianos, que así se hacen llamar, deben dirigir sus rezos con dirección a Las Vegas.

Pero hay mucho más. El Padre Nuestro, es de los mas llamativo:

Rey nuestro que estás en los cielos, santificadas sean tus caderas.
Venga a nosotros tu Graceland;
cántese tu canción así en Reno como en Las Vegas.
El pollo frito nuestro de cada día dánoslo hoy.
Y perdónanos por la canción Achy Breaky Heart
así como nosotros perdonamos a quienes pisan nuestros zapatos de gamuza azul;
no nos dejes caer en el baile country de Billy Ray Cirus.
Amén. Viva Las Vegas!

Tienen hasta mandamientos. Son concretamente 31, coincidiendo con los productos que siempre Elvis tenía en su nevera. Para los curiosos paso a citarlos.

1. Carne descongelada.
2. Bollos de hamburguesa.
3. Mostaza.
4. Los ingredientes para el pan de carne y la salsa.
5. Bacon.
6. Salchichas.
7. Latas de chucrut.
8. Encurtidos.
9. Patatas y cebolla.
10. Rollitos calientes.
11. Seis latas de galletas.
12. Crema de cacahuete.
13. Variedad de frutas frescas.
14. Pepsi.
15. Naranjada.
16. Tres botellas de leche y media de crema.
17. Zumo de naranja frío recién exprimido.
18. Pudding de plátano (hecho fresco cada noche).
19. Brownies (hecho fresco cada noche).
20. Helado de chocolate y vainilla.
21. Coco rallado.
22. Galletas del dulce de azúcar.
23. Cigarrillos.
24. Puros.
25. Cerillas.
26. Chicles.
27. Antihistamínico y analgésico Dristan.
28. Antigripal Contac.
29. Sucret.
30. Spray nasal.
31. Chicle laxante de Feenamint.

Además muestran las bondades de su religión. Otras religiones, tienen una estrictas prohibiciones sobre ciertos alimentos, cosas que estos no. En las religiones clásicas, hay tres premisas que marcan sus rezos: El pecado, la culpa y la condenación, sin embargo con los presleyterianos las máximas, son la comida, la diversión y como no el rock & roll. Acepta los placeres terrenales para sus fieles, promete juventud eterna, y preconiza que se nace para el rock&roll.

Albert Einstein
Albert Einstein

Y que me contais, si os digo, que según ellos, Einstein estaba equivocado en su teoría de la relatividad. Su famosa fórmula E = mc2, donde E simbolizaba la energía, fue un error del bueno de Albert, ya que E, significa Elvis. Según ellos es fácil comprender el error de Einstein, ya que Elvis, no había nacido en el año 1915, año que se publicó la teoría de la relatividad. ¿Cómo podía saber el gran físico que el universo entero es accionado por el giro de caderas el Rey?. Pues si, esto es que lo promulgan desde sus púlpitos.

Ya como punto de despedida, os dejó un video del Rey del rock, interpretando el Suspicious Mind, uno de nuestros temas favoritos de Elvis Presley. Espero que lo disfruteis!!.