SS President, un barco de vapor como sala de conciertos


El escenario singular del que vamos a hablar hoy es nada más y nada menos que un barco, concretamente un barco de vapor. El SS President, originariamente bautizado como Cincinnati, fue construido en 1924 para dar un servicio de transporte de pasajeros entre Cincinnati y Louisville (Kentucky).

En el siguiente video podéis ver unas curiosas imágenes del barco tanto de su estado actual como de su pasado glorioso.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el SS President permaneció en New Orleans como lugar para eventos nocturnos. Fue a partir del año 1981 cuando comenzaron a celebrarse conciertos de rock. El artista que lo inauguró fue Fats Domino, al que le siguieron infinidad de nombres como Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Jose Feliciano, James Brown, Cindy Lauper, Tina Turner, U2, Echo & The Bunnymen, Madness, Steve Ray Vaughan, Little Steven, Clarence Clemons, B-52’s, A Flock Of Seagulls, The Cold, The Blackbeats, BB King, Iggy Pop, Lenny Zenith & Pop Combo, Peter Tosh, The Mamas & The Papas, Joan Jett, Ramones y un largo etcétera que podéis leer en este manuscrito de uno de los  ingenieros jefes del barco.

 

U2 delante del SS President

Como podéis comprobar muchos nombres importantes de la música pasaron por este barco hasta 1988, fecha a partir de la cual no hubo más conciertos. Posteriormente pasó a ser un casino y tras un paréntesis retirado del servicio, su compañía propietaria lo puso en venta. El año pasado se desmontó por piezas y fue llevado a Illinois. Actualmente un grupo de empresarios quiere destinar su uso como hotel y sitio turístico.

No existen muchos videos de esas actuaciones. Algunas de las que hemos podido rescatar son las siguientes:

Steve Ray Vaughan interpretando Pipeline junto a su hermano Jimmy  el 28 de febrero de 1987 , con una guitarra de doble mástil.

El grupo The Cold en junio de 1982.

The Backbeats y su directo de 1983.

Lenny Zenith & Pop Combo también actuaron en 1983.

Stuck In A Moment. La conversación pendiente entre Bono y Michael Hutchence


El próximo lunes 22 de noviembre se cumplen 13 años de la muerte del cantante Michael Hutchence. El líder de la banda australiana INXS nos dejó a los 37 años en extrañas circunstancias. La primera hipótesis que se barajó fue la de un suicidio, concretamente a un ahorcamiento con su cinturón, pero también se afirma que pudo deberse a una muerte involuntaria provocada por una práctica sexual para alcanzar mejores orgasmos denominada asfixia autoerótica. En cualquier caso, una gran pérdida para la música justo cuando había terminado una gira con su grupo y había dejado grabado un disco en solitario. Un trabajo en el que colaboraron algunos de sus amigos como Bono de U2. Precisamente el vocalista irlandés escribió Stuck In A Moment You Can’t Get Out OF inspirándose en una conversación ficticia con Michael Hutchence sobre el sinsentido del suicidio.

Os dejamos primero con el video de la canción y después con una actuación en televisión del grupo irlandés.

Red Rocks, un siglo de conciertos en plena montaña


Uno de los lugares naturales más singulares donde se celebran conciertos es Red Rocks. Situado al oeste de Denver (Colorado) y con capacidad para casi 10000 espectadores, este anfiteatro tiene la peculiaridad de que se encuentra rodeado de grandes rocas en plena montaña.

En el siguiente video podéis hacer un recorrido visual por este imponente parque natural.

Su actividad como escenario de eventos se remonta a principios del siglo XX, cuando se organizaron actuaciones de bandas militares o representaciones de ópera. No es hasta los años 60 cuando empezaría a utilizarse para conciertos de rock. Uno de los primeros grupos en subirse a su escenario fueron, cómo no, los Beatles. En este video podéis ver fotos de aquella actuación que tuvo lugar en 1964.

Con motivo del 40 aniversario de aquella fecha, la banda tributo de los Fav Four 1964 tocó allí el mismo repertorio.

2 meses antes de tocar en Woodstock, actuó Jimmi Hendrix en junio de 1969. No existen imágenes de aquel día pero sí del mítico festival de “3 días de paz y amor”.  A continuación una de mis preferidas del malogrado guitarrista, Voodoo Chile.

En Red Rocks se han grabado muchos conciertos para su publicación posterior. Uno de los más famosos es el que hizo U2 el 5 junio de 1983 que sirvió para editar el video Live Under A Blood Red Sky, uno de los más vendidos de la historia, y parte del disco en directo. La grabación estuvo a punto de suspenderse por la intensa lluvia pero finalmente se pudo realizar, y su resultado fue un concierto épico y repleto de intensidad. Para la revista Rolling Stone es uno de los 50 momentos que cambiaron el rock & roll. En el siguiente video tenéis un resumen de lo que acontenció aquél día.

Y aquí una de las mejores interpretaciones de Gloria en directo, plena de fuerza y energía.

Esta fecha está marcada como histórica para los fans de los irlandeses, tanto que la banda tributo Under A Blood Red Sky recreó  aquel concierto en el 2007 en el mismo lugar.

La cantante de Fleetwood Mac Stevie Nicks también publicó un video de su Rock A Little tour en 1986.

Coincidiendo con el 20 aniversario de su celebración, el 6 de junio del 2003 actuó Coldplay.

Han tocado multitud de artistas y grupos. Por citar sólo algunos de los más destacados: Jethro Tull, Neil Young, Allman Brothers, REM, Oasis o Dave Matthew’s Band. Por resumir, nos quedamos con 2 de ellos. En el 2008 lo hicieron The Cure y aquí su bella A Night Like This de su gran disco The Head On The Door.

Y por último The Killers un año después, aquí tenéis a Brandon Flowers y sus chicos tocando Human, uno de los éxitos de su último (y definitivo?) disco.

High and Dry. No es mala, es muy mala


Resulta un poco desalentador que una de tus canciones favoritas la tilde su propio autor como: “No es mala, es muy mala”. Pese a esto, yo sigo “erre  que erre” con este tema. El autor de estas “alabanzas” a su canción es Thom Yorke, líder de Radiohead, y la canción de la que os hablo es High and Dry.

Fue lanzada en 1995 como primer single de su segundo álbum titulado The Bends, y es una de los temas que más agrada al público. Aunque debe resultar cierto que no les gusta mucho al grupo, ya que durante diez años no la han tocado nunca en directo.

Aunque escrita en la etapa de composición de su primer disco, Pablo Honey, fue rechazada curiosamente por su sonido parecido a una canción de Rod Stewart. Así que durante la grabación de su segundo disco, la remasterizaron, y la incluyeron tal cual en el álbum.

El tener que ser aceptado muchas veces obliga a cambios forzados que te hacen perder la perspectiva de quién es uno mismo. Así entiendo yo esta canción, aunque según Radiohead, está dedicada a un famoso motociclista de acrobacias de la década de los 60 y 70, llamado Evel” Knievel.

Como toda canción conocida que se precie, suelen salir versiones de la misma. Una que me ha sorprendido es la que realizó Lele, componente de Van Van, para el disco Rhythms del Mundo, disco fruto de la unión de los sonidos afro-cubanos de The Buena Vista Social Club con temas clásicos de grupos como U2, o los propios Radiohead.

Otras versiones.

Jaime Cullum

Jorge Drexler

Letra de la canción

Two jumps in a week, I bet you think that’s pretty clever don’t you boy.
Flyin’ on your motorcycle, watching all the ground beneath you drop.
You’d kill yourself for recognition, kill yourself to never ever stop.
You broke another mirror, you’re turning into something you are not.

Don’t leave me high, don’t leave me dry.
Don’t leave me high, don’t leave me dry.

Drying up in conversation, you will be the one who cannot talk.
All your insides fall to pieces, you just sit there wishing you could still make love.
They’re the ones who’ll hate you when you think you’ve got the world all sussed out.
They’re the ones who’ll spit at you. You will be the one screaming out.

Don’t leave me high, don’t leave me dry.
Don’t leave me high, don’t leave me dry.

Oh it’s the best thing that you’ve ever had,
The best thing that you’ve ever, ever had.
It’s the best thing that you’ve ever had
The best thing you’ve had has gone away.

Don’t leave me high, don’t leave me dry.
Don’t leave me high, don’t leave me dry.

So don’t leave me high, don’t leave me dry
Don’t leave me high, don’t leave me dry
Don’t leave me high.
Don’t leave me high.
Don’t leave me dry.

Canciones sobre mineros


1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9…mamboooo. Desde ayer los medios de comunicación parece que van cantando así la liberación de los mineros chilenos. Su espaciada salida a la superficie les está permitiendo personalizar la historia particular de cada minero como si de una expulsión de la casa de Gran Hermano se tratara. Como nosotros no nos dedicamos a estos asuntos, les dejaremos a los medios serios esta tarea y nos centraremos en el aspecto musical. Por eso, rescatamos 3 canciones que tratan sobre los mineros,  sobre sus accidentes, sus conflictos, en definitiva, sobre el trabajo duro de la mina.

Abrimos fuego con Red Hill Mining Town del grupo irlandés U2. El tema iba a ser el segundo single de presentación del Joshua Tree (1987) tras With Or Without You pero finalmente lo fue Still Haven’t Found What I’m Looking For. De hecho rodaron un video dirigido por Neil Jordan, pero desecharon la idea porque Bono no podía cantar notas tan altas durante los ensayos de la gira y además quedaron descontentos con el resultado final de la filmación. La letra habla de las tensas relaciones entre los mineros y sus familiares que provocó la huelga minera de 1984 en Irlanda.

Seguimos con los australianos Midnight Oil. Grupo concienciado con la ecología, su lider Peter Garret fue ministro de medio ambiente- publicaron en 1990 Blue Sky Mining, un disco cuyo primer sencillo se llamaba Blue Sky Mine. ¿A qué mina se referían? Concretamente a  la de Wittenoom en el oeste australiano. Durante casi 20 años, trabajadores, familias, turistas y cualquier persona que pasó por allí estuvo expuesta a altísimos niveles de  amianto. Miles de personas han desarrollado múltiples enfermedades. Para el 2020 se estima que 1 de cada 3 las desarrollen. Murieron 692 trabajadores por Mesotelioma Pleural y otros 183 de cáncer. En 1988 las víctimas ganaron el juicio contra la empresa minera y recibieron indemnizaciones millonarias. El video de la canción no se puede insertar, pinchando en este enlace lo veréis. Debajo una actuación en directo del grupo.

La tercera canción es The Ballad Of  Springhill, escrita por Peggy Seeger, la hermana de Pete Seeger y esposa de Ewan McColl. El tema recuerda la tragedia vivida en la mina de Springhill en Canadá, en la que murieron 74 mineros por una explosión dentro de la mina que provocó un movimiento sísmico en la zona. Esta explotación minera fue especialmente castigada por los desastres. Al mencionado de 1958, hay que sumarle el primero ocurrido en 1891 a causa del fuego provocado por el polvo del carbón en el que murieron 125 hombres, y el de 1956 por una explosión que mató a 39.

La canción fue renombrada por el músico irlandés Pauline Scanlon como Springhill Mining Disaster, nombre por el que es más conocida sobre todo por las versiones de U2 y de los Dubliners. Con la de estos últimos terminamos.

U2 celebra en Donosti 34 años de exitosa amistad


City Of Blinding Lights en Donosti

Escribo esta crónica un día después de asistir al concierto de U2 en Donosti. Cuando han pasado ya unas cuantas horas y las imágenes de la noche del domingo 26 de septiembre empiezan a reposar en mi cabeza, es buen momento para intentar daros mi visión personal de lo ocurrido en Anoeta. Un balance final positivo y satisfactorio teniendo en cuenta que hace 1 año había visto el arranque de la gira 360º en Barcelona y mi capacidad de asombro era limitada. Y es que las sensaciones que produce ver por primera vez algo tan espectacular como el escenario de este tour, lógicamente no son las mismas a la segunda. Dicho esto, las comparaciones con aquel primer show eran inevitables pero en este caso puedo decir que salí contento tras oir  Moment Of Surrender, la última canción de la velada. El primer dato reseñable en este tercer “leg” es la savia nueva introducida en el repertorio. Respecto al primer setlist de aquél 30 de junio en el Nou Camp, hubo hasta 8 cambios. Nada que ver por ejemplo con el inmovilismo de AC/DC entre la cita en el BEC y la posterior de San Mamés a las que acudí. De las 7 canciones del último disco de los irlandeses, sólo han permanecido 4, la que sirve de cierre ya mencionada, los singles Get On Your Boots y Magnificent, y I’ll Go Crazy… en su versión remix. Por las anteriores paradas en ciudades europeas sabíamos que el grupo ha ido estrenando diferentes canciones inéditas que posiblemente formen parte de su próximo disco. En San Sebastián las elegidas fueron la introducción instrumental Return Of The Stingray Guitar, con la que abren fuego antes de Beautiful Day, y Mercy, una canción que  salió de las sesiones de How To Dismantle… y que ya había oído desde hace tiempo. Me alegré respecto a esta última porque las demás como North Star, Glastonbury o Every Breaking Wave, no me acaban de convencer.

De las rescatadas en San Sebastián destaco I Will Follow, un trallazo en mi cabeza escuchar su característico riff con toda esa potencia que hizo saltar a todo bicho viviente.

Y además de Mysterious Ways y Elevation, me quedo también con Until the end of the world y Hold Me Thrill Me Kiss Me Kill Me, una de las alternativas para abrir el segundo bis junto a Ultraviolet, una de mis favoritas, pero que no me importó que esta última la dejaran en el tintero porque ya la escuché en Barcelona. La renovación sin embargo no sólo afectó al setlist, los recursos luminotécnicos y escenográficos también han sufrido cambios tras un año. De las imágenes de la espectacular pantalla circular que acompañan algunas de las canciones, subrayaría la del astronauta en la estación espacial al finalizar In A Little While (con chica extasiada tras subirle Bono al escenario), y las de la banda montando en el trabant (antiguos coches de la europa del este) en la época de la grabación del Achtung Baby –la mejor etapa en mi opinión, estética y musicalmente- cuando interpretaban un emotivo One. Y es que el espectáculo se nota que está más rodado. El grupo ejecuta mejor los temas y los visuales alcanzan sino todo su potencial sí un punto muy álgido. Las luces alcanzan su mayor protagonismo en City Of Blinding Lights.

Dicho todo lo anterior, tengo que hacer mención especial a la gran sorpresa de la noche, Spanish Eyes. La abordaron casualmente justo después de Still Haven’t Found What I’m Looking For (fue cara-b del single), algo totalmente inesperado. Y es que esta era tan sólo la decimosexta vez que la hacían en directo, aunque en Donosti era la segunda. Me acuerdo muy bien ya que hace 18 años estuve en el velódromo de Anoeta viéndoles por primera vez. Así sonaba en aquella ocasión estos ojos hispanos. Y así lo hizo el domingo, aunque no estoy muy seguro de si se enteraron muchos de qué estaban tocando:

Mini reportaje sobre aquella visita de 1992.

Uno de los aspectos a tener en cuenta también es la recuperación de Bono tras su delicada operación de espalda. Le vi más atlético si cabe y con más energía y movimientos sobre el escenario, y sobre todo, con mejor voz incluso. El cantante comentaba que un 25 de septiembre de hacía 34 años se reunieron por primera vez en casa de los padres de Larry Mullen. Entonces ninguno de los 4, ni The Edge ni Adam tampoco, podían imaginar a dónde iban a llegar. Un grupo con indudable éxito durante todo este tiempo y que continúa con la misma formación ininterrumpidamente. Algo que tal vez ningún grupo de la longevidad de U2 puede atreverse a decir. La historia del cuarteto es, sin duda, la de 34 años de exitosa amistad.

Termino con mención especial para la canción que personalmente es la más estimulante en directo y la que hace levantar a un estadio entero: Where The Streets Have No Name. The Edge sacó del armario además su fender stratocaster negra que utilizaba en los 80 y con la que aparecía en el famoso video de la azotea.

A continuación 3 videos de la misma canción desde diferentes ángulos, ESPECTACULAR.

El setlist de Bono del concierto gracias a Javi Vara de U2 Valencia:

BB King y U2


El maestro BB King nos ha visitado recientemente a sus 84 años y es por tanto una buena ocasión para hablar de una de las máximas figuras del blues. En este caso lo haremos recordando su conexión con el grupo irlandés U2.

La relación entre la leyenda viva del blues y los rockeros de Dublín surgió en 1989 con la grabación del disco Rattle & Hum. Después de alcanzar el olimpo del rock con el Joshua Tree, Bono y compañía registraron un doble LP mezclando canciones en vivo de esa gira con otras originales. Estas últimas hundían claramente sus raíces en la música americana como Desire, Hawkmoon 269 o When Love Come To Town. Para la interpretación de esta última contaron con la colaboración del dueño de “Lucille”, como es conocida su famosa guitarra Gibson.

En este video podéis ver la secuencia que salió en la película homónima de Rattle & Hum.

Esta es una segunda versión que no vio la luz.

Su relación no terminó ahí sino que BB King les acompañó en la gira Lovetown Tour por Oceanía, Japón y Europa. Además de telonearles, salía a cantar con ellos la mencionada When Love Come To Town.

Por ejemplo en Australia:

O en Rotterdam:

No sólo cantaba su canción, sino que también lo hacía en la que U2 grabó con Bob Dylan, Love Rescue Me.