SS President, un barco de vapor como sala de conciertos


El escenario singular del que vamos a hablar hoy es nada más y nada menos que un barco, concretamente un barco de vapor. El SS President, originariamente bautizado como Cincinnati, fue construido en 1924 para dar un servicio de transporte de pasajeros entre Cincinnati y Louisville (Kentucky).

En el siguiente video podéis ver unas curiosas imágenes del barco tanto de su estado actual como de su pasado glorioso.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el SS President permaneció en New Orleans como lugar para eventos nocturnos. Fue a partir del año 1981 cuando comenzaron a celebrarse conciertos de rock. El artista que lo inauguró fue Fats Domino, al que le siguieron infinidad de nombres como Chuck Berry, Jerry Lee Lewis, Jose Feliciano, James Brown, Cindy Lauper, Tina Turner, U2, Echo & The Bunnymen, Madness, Steve Ray Vaughan, Little Steven, Clarence Clemons, B-52’s, A Flock Of Seagulls, The Cold, The Blackbeats, BB King, Iggy Pop, Lenny Zenith & Pop Combo, Peter Tosh, The Mamas & The Papas, Joan Jett, Ramones y un largo etcétera que podéis leer en este manuscrito de uno de los  ingenieros jefes del barco.

 

U2 delante del SS President

Como podéis comprobar muchos nombres importantes de la música pasaron por este barco hasta 1988, fecha a partir de la cual no hubo más conciertos. Posteriormente pasó a ser un casino y tras un paréntesis retirado del servicio, su compañía propietaria lo puso en venta. El año pasado se desmontó por piezas y fue llevado a Illinois. Actualmente un grupo de empresarios quiere destinar su uso como hotel y sitio turístico.

No existen muchos videos de esas actuaciones. Algunas de las que hemos podido rescatar son las siguientes:

Steve Ray Vaughan interpretando Pipeline junto a su hermano Jimmy  el 28 de febrero de 1987 , con una guitarra de doble mástil.

El grupo The Cold en junio de 1982.

The Backbeats y su directo de 1983.

Lenny Zenith & Pop Combo también actuaron en 1983.

Tres canciones para una semana (VI)


Nuestra propuesta semanal viene marcada por la actualidad. Los nuevos trabajos de Arcade Fire, Manic Street Preachers y Eric Clapton, tienen cabida aquí por su indudable calidad.

Empezamos con los canadienses Arcade Fire, que han publicado un magnífico tercer álbum titulado The Suburbs. Una colección de canciones interesante de principio a fin. Una de ellas, Sprawl II (Mountains Beyond Mountains) está sobresaliendo sobre el resto pero sin desmercerla en absoluto, nosotros de momento nos quedamos con este Half Light II (No Celebration).

Continuamos con los galeses Manic Street Preachers que acaban de publicar Postcards From A Young Man, un excelente disco con una curiosa foto como portada: un joven Tim Roth desnudo de cintura para arriba con una polaroid en la mano. Y es que James Dean Bradfield, su cantante y guitarrista, es fan suyo desde hace tiempo. El single elegido es (It’s no war) Just the end of love , una buena canción que abre el álbum y que continúa con este exquisito Some kind of nothingness, en el que colabora en la parte vocal Ian McCulloch, lider de Echo & The Bunnymen.

Terminamos con el incombustible Eric Clapton, que a sus 65 años acaba de editar su decimonoveno disco en solitario bajo el simple título de Clapton. En él combina covers de blues, su género favorito, o jazz como Rockin chair, con nuevo material. Como acaba de salir al mercado y no hay mucho material audiovisual, rescatamos una de mis favoritas de su repertorio, este potente She’s Waiting en el Live Aid de 1985 con Phil Collins en la batería.

Run Run Run. Velvet Underground Vs Echo & The Bunnymen y The Motorcycle Boy


Un día más abrimos la puerta a nuestra sección qué canción es mejor y en esta ocasión hemos elegido a Run, Run, Run de The Velvet Underground. Los neoyorkinos de Lou Reed, John Cale y compañía se sacaron de la manga en 1967 junto a Nico, un disco que sigue siendo una referencia obligada en la música popular. Su inconfundible tapa con el plátano en la portada incluía joyas como I’m Waiting For The Man o Heroin, y fue la semilla que hizo germinar múltiples tendencias entre los grupos que surgieron posteriormente. Los protegidos de Andy Warhol tuvieron una carrera efímera pero tremendamente decisiva, y este es un buen ejemplo de ello.

Los británicos Echo & The Bunnymen son unos de sus fervientes admiradores y a lo largo de su trayectoria han realizado diferentes versiones de sus canciones. There She Goes Again, Pale Blue Eyes, Sister Ray, Heroin o Foggy Notion han pasado por las manos de los de Liverpool. Abajo podemos ver una actuación en televisión en 1985 con un joven Billy Bragg colaborando con ellos a la guitarra.

En 1989 un grupo indie llamado The Motorcycle Boy se atrevió en su único disco a dar su particular visión de la canción. Y la verdad es que no les quedó del todo mal. A pesar de publicar 4 singles, su poca repercusión les llevó a su desaparición un año después. ¿Con cuál te quedas?

Echo & The Bunnymen y su nuevo disco The Fountain


Ya hemos escuchado The Fountain, el décimoprimer álbum de estudio de los británicos Echo & The Bunnymen que se puso a la venta el pasado 12 de octubre y ya podemos dar una opinión sobre él. Se han hecho de rogar porque lo habían anunciado para el 2008 pero finalmente ha salido este mes. La reciente muerte de su teclista Jake Brockman el 1 de septiembre ha podido trastocar también los planes del grupo.

Han pasado 4 años desde el anterior, el formidable Siberia, que sacó la mejor versión de los de Liverpool en los últimos tiempos (hace tiempo reducido a dúo) aunque pasara desapercibido fuera de las islas como casi toda su obra desde los 90 principalmente. Si bien sus discos han mantenido siempre un nivel de calidad medio-alto, se echaba de menos una colección de canciones como las que incluyeron en el 2005. También es verdad que mi opinión es subjetiva (como todas, vaya) ya que siempre han sido uno de mis grupos favoritos desde que los descubrí en 1987 con canciones como The Game, Lips Like Sugar o Bombers Bay.

De esta nueva entrega lo que llama primero la atención es que el vocalista del grupo Ian McCulloch hace labores también de productor, además junto al reputado guitarrista de jazz John McLaughlin y Simon Perry. A su vez, estos últimos también colaboran en la composición de algunas canciones. Con tanto gallo en el corral, el resultado bien podría haber sido un pastiche de mucho cuidado pero el balance final es equilibrado. Echo & The Bunnymen nunca han dado giros estilísticos bruscos y siempre han mantenido un sonido personal e identificable. En The Fountain ocurre lo mismo. Uno de los responsables de que haya sido así es Will Sergeant (único miembro original junto al cantante), cuyas guitarras aparecen una vez más como catalizadoras de unas melodías que llevan el sello inconfundible del grupo. Así como contiene canciones rápidas, en su mayoría predominan los medios tiempos. Las más aceleradas son el primer single Think I Need It Too, Do You Know Who I Am? (próximo single posiblemente) y Shroud Of Turin (con un punteo impactante) tres ejemplos brillantes de lo que nos podemos encontrar después. Su música tal vez no nos haga saltar pero no por ello desmerece sino todo lo contrario, siempre es agradable su escucha para los oídos. Una colección de 10 canciones que nos han dejado un buen sabor de boca aunque si vamos buscando el recuerdo nostálgico de sus mejores momentos allá por los 80, no lo encontraremos. No porque no tengan nada que ver con ese cuarteto que marcó tendencia en la Inglaterra de aquella época (junto a Les Pattinson y al desaparecido Pete De Freitas) sino porque, como les suele pasar a muchos grupos de esta y otras generaciones, el nivel alcanzado fue tan alto que volver a conseguirlo se antoja muy complicado. En Siberia sí percibí más reminiscencias del pasado que en este disco, pero sin llegar a los momentos tan álgidos que nos dieron su magnífico disco de debut Crocodiles, su segundo Heaven Up Here (que no paré de escuchar en la cinta grabada que me pasó un compañero de clase en BUP) y su obra maestra Ocean Rain.

A mi nunca me defrauda Echo & The Bunnymen, espero que a vosotros tampoco si os decidís a escucharlo. Y creo que no lo hará. Pinchando en la carátula del disco os lo podréis descargar y confirmar (o no) lo que os digo. Os incluyo también 2 actuaciones en televisión en la que tocan el single de presentación y el probable sencillo Do You Know Who I Am?, y cerrando con The Fountain en la que colabora Chris Martin de Coldplay, un admirador confeso del grupo desde siempre, y que en este espacio así lo recordamos con una de las versiones que hizo Coldplay de Lips Like Sugar.

Descarga The Fountain

The Fountain

Lips Like Sugar. Echo & The Bunnymen VS Coldplay


echoandthebunnymen

Echo & The Bunnymen

Echo & The Bunnymen es una de las últimas incorporaciones que se han añadido esta semana al cartel del Bilbao BBK Live que se celebrará del 9 al 11 de julio en la capital vizcaína. No voy a ocultar que ha sido una sorpresa cojonuda ya que es uno de mis grupos favoritos de siempre. Hasta la fecha sólo había tenido ocasión de verles en directo en el FIB de Benicàssim del 2006. El 10 de julio será la segunda vez, un día en el que comparten cartel con formaciones tan interesantes por diferentes razones como Kaiser Chiefs, Jane’s Addiction o Dave Mathews Band. Cuando llegue el día, ya os hablaremos sobre esos conciertos pero hoy toca un “exámen” entre dos grandes grupos.

En 1987, después del gran éxito de Ocean Rain, considerado su mejor álbum e imprescindible en cualquier lista que se precie, los chicos de Liverpool Echo & The Bunnymen sacaron su quinto disco titulado con el mismo nombre que el grupo. Uno de los cortes fue el segundo single Lips Like Sugar, que sucedía a The Game y en el que la marca de la banda se identificaba por las guitarras de Will Sergeant, la inconfundible y sugerente voz de Ian McCulloch y por la potente sección rítmica por parte del bajista Les Pattinson y el batería Pete DeFreitas.

Echo--The-Bunnymen-Lips-Like-Sugar-SingleCD

Pincha en la portada para descargar la canción

Aquí tenéis interpretando la canción en una actuación en directo en el 2001. El video original lo podéis ver pinchando en este enlace.

Ian McCulloch y Cia han sido una referencia significativa para muchísimos grupos durante todos estos años. Uno de los más importantes Coldplay han sido uno de sus fervientes admiradores y han confesado más de una vez la influencia que han tenido sobre su música. Esta admiración se vio recompensada en el 2003 cuando McCulloch invitó a Chris Martin y a Jonny Buckland (guitarrista) a participar en su tercer disco en solitario Slideling. Ambos colaboraron en las canciones Sliding (primer single) y en la de Arthur.

coldplay

Coldplay

Los londinenses a su vez llevan bastante tiempo haciendo en directo la canción que hoy tratamos, presentándola como una de las mejores que se han escrito jamás. Aquí le tenéis al marido de Gwyneth Paltrow y a su troupe en un concierto del 2002. ¿Por cuál de las dos os decantáis? ¿Por los profesores o por los alumnos?

White Lies. Un Debut Exitoso Y Prometedor


Uno de los grupos que últimamente nos han causado una grata sorpresa son los londinenses White Lies. Formados en el 2005, han conseguido con su primer y único disco hasta la fecha, llegar nada más y nada menos que al número 1 en la lista de álbumes de las Islas.

Charles Cave (bajo y coros) y Jack Lawrence-Brown (batería) se juntaron en el colegio para tocar y dos años después se les unió Harry McVeigh (voz y guitarra). Lo que empezó siendo un divertimento se transformó después en una prometedora banda. Tras firmar con Fiction Records (la mítica discográfica que publicó los discos de The Cure) han conseguido con su disco de debut “To Lose My Life…” lo que no han conseguido otras famosas bandas cuando empezaron. Nada más editarse en enero de este mismo año, llegó a lo más alto en el chart británico.  El impacto de este éxito ya se refleja en las actuaciones que tienen previstas para este verano. Actuarán en los principales festivales como el FIB de Benicassim, Glastonbury, Coachella o el de Reading.

En el disco podemos encontrar canciones como Death , Farewell To The Fairground o Unfinished Business que junto a su mayor éxito To Lose My Life recuerdan de forma más obvia a Joy Division, pero también a The Chameleons o a Echo & The Bunnymen (uno de nuestros grupos favoritos y que próximamente hablaremos de ellos). En posteriores escuchas ya podemos ver otro tipo de referencias con grupos coetáneos como The KillersEditors o incluso Franz Ferdinand.

De aquí en adelante seguro que oiremos hablar mucho de White Lies. Esperemos que confirmen en sus siguientes trabajos las expectativas creadas con este debut y que desde aquí os recomendamos con efusividad. Os dejamos con el video de la canción que da título al álbum.

Brillo Tan Oscuro


Primera recopilación para el estreno de la sección el CD de la Semana con una selección muy personal de 10 canciones de grupos con mayor o menor grado de conocimiento por el público. Tal vez The Bonaparte’s sean los más desconocidos pero nos hemos permitido incluirlos por ser una auténtica rareza que conservamos en vinilo desde entonces y que fue producida además por Lol Tolhurst, ex-miembro fundador de The Cure.

Echo & The BunnymenWith A Hip (1981)

The Jesus & Mary ChainHappy When It Rains (1987)

The CureA Strange Day (1982)

Psychedelic FursPretty In Pink (1981)

The ChameleonsUp The Down Escalator (1983)

The SmithsHow Soon Is Now (1985)

R.E.M.I Believe (1986)

Siouxsie & The BansheesHong Kong Garden (1978)

The Bonaparte’s6054 Stars (1986)

The MissionButterfly On A Wheel (1990)