Loquillo y Trogloditas y Barcelona


En nuestro recorrido viajero a través de las canciones, recalamos en esta ocasión en la capital de Cataluña de la mano de Loquillo y Trogloditas. Con el grupo de Jose María Sanz (verdadero nombre del de Clot) ya visitamos Madrid en un artículo anterior con otro de sus “himnos”. Si En las calles de Madrid la letra hablaba de una ciudad que se abría a los nuevos tiempos, donde las oportunidades empezaban a surgir y los jóvenes con inquietudes podían realizarse, en Barcelona Ciudad sucede todo lo contrario. Sabino Méndez hablaba de un lugar sin futuro y axfisiante, donde había que escapar si querías cumplir tus sueños. Precisamente ese fue el recorrido que hizo el grupo, y fue en la capital donde empezaron a despegar y a conseguir el éxito que durante tantos años les acompañó.

Aquí en Barcelona ciudad
buscas tu oportunidad
de poder escapar de Barcelona ciudad.

Aquí en Barcelona ciudad
tu infancia quedó muy atrás
y tu juventud se perdió
entre canción y canción.

Aquí en Barcelona ciudad
no existe un solo lugar
donde poderte colgar
en Barcelona ciudad.

Aquí en Barcelona ciudad
tu sueño no se hará realidad.
Ardiendo en tu habitación,
sentado en cualquier rincón,
esperando con pasión
tus dosis de Rock´n Roll.

Aquí en Barcelona ciudad
harto ya de esperar
a una chica irreal
en Barcelona ciudad.
Amor es una palabra casual
y el sexo un juego más
en Barcelona ciudad.

El fan catalán que subió a la limusina de Bono


Nos enteramos a través de la web U2Spain de una noticia sorprendente. La increíble historia de amistad entre un fan catalán de U2 y Bono. Os pegamos el artículo firmado por Ferrán Imedio en el El Periódico de Catalunya.

Xavier Masats y Bono, líder de U2, con el que ha entablado una estrecha amistad. Foto: EL PERIÓDICO

Xavier Masats y Bono, líder de U2, con el que ha entablado una estrecha amistad. Foto: EL PERIÓDICO

«Me gusta la música clásica». Vaya, quién lo diría. El catalán Xavier Masats es fan de U2, uno de los pocos que hay en España que puede decir que se ha tomado una cerveza con Bono; que ha ido en su limusina; que ha estado en su playa privada de Niza («su mansión no es nada del otro mundo, son mejores en la zona del Maresme donde se alojó los días que estuvo en Barcelona»); que ha tenido la suerte de ver algún que otro concierto sin entrada y en la cabina de sonido; que ha logrado que el repertorio de una actuación incluya una de sus peticiones…
«Bueno, también me gusta U2», concede Masats. Si no, no se entendería la relación que tiene con el grupo irlandés, que le ha llevado a ser uno de los fans reconocidos del grupo a nivel mundial y a recopilar 3.000 discos y rarezas de la banda, como másteres en níquel de Rattle & Hum con el que se planchaban los vinilos editados en América.
Este informático de 39 años comenzó su idilio con U2 en 1992, y desde entonces lleva 42 conciertos a sus espaldas. Su último viaje le llevará a Niza, donde U2 toca el día 15 (ayer lo hizo en Milán), y más tarde a Amsterdam y Zagreb. Antes, claro, había asistido a los dos pases en el Camp Nou, que inauguraron la actual gira mundial 360°, y fue uno de los 500 amigos y vips que Bono y compañía invitaron al ensayo general del día 29.
Todo comenzó en 1992. La banda tocaba en Barcelona y Masats se acercó al Hotel Ritz para pedir un autógrafo. Hizo migas con unos fans («unos punkis con crestas de un palmo») a los que alojó en su casa. Estos le presentaron a Larry Mullen, del que eran amigos, y al resto de la banda. Masats se llevó consigo un disco pirata de un concierto en Miami y Bono, sorprendido y encantado, le pidió que se lo grabara. «Ven mañana a verme al hotel». Allí fue. «Me temblaban las piernas. Mi sueño solo era ir a un concierto de U2 y estaba allí, en el bar de un hotel esperando a verme con Bono», recuerda todavía sorprendido Masats. «Hablamos de Barcelona, de nuestra canciones preferidas».
Un año después, Masats estaba trabajando en Alemania y acudió a los conciertos de Múnich y Stuttgart. Se plantó en el hotel para lograr un autógrafo y Bono le reconoció. Charlaron un rato.

UNA CANCIÓN DEDICADA // Mejor fue en 1997, con motivo del Pop tour. Fue a Madrid, a Barcelona y a Montpellier. Se citó con el cantante en la capital catalana, y este le prometió que si le veía a él y a sus amigos en el concierto les dedicaría una canción. Dicho y hecho. Se plantaron en primera fila y, en plena interpretación de Lemon, se hicieron notar con una senyera. Bono cambió el estribillo: «Sangríaaaaa». Y al final de la actuación ofreció un bis: MLK, la que le habían pedido en su encuentro en Barcelona.
Cada gira de U2 ha tenido un encuentro de Masats con sus ídolos. Como tenía familia en Miami, no dudó en ir al inicio de la gira Elevation tour (2001). Bono no salía de su asombro cuando le vio. Más fotos, más abrazos, más charlas. Volvieron a coincidir en Barcelona, Madrid y Amsterdam. En la ciudad holandesa acudió al encuentro solo, sin guardaespaldas. El líder de U2 estaba afectado por la enfermedad de su padre.
En el Vertigo tour del 2005, Masats fue a 27 conciertos. «Los vuelos baratos me permitieron ir por toda Europa». En cada ciudad, un saludo, un charla, un autógrafo.
En Amsterdam, dos de sus colegas no tenían entradas. No hubo problemas. Bono mandó su propia limusina al hotel de Masats («¡con barra libre de bebida!»), les hizo entrar en las bambalinas del estadio y los situó en la mesa de sonido. No fue ese el mejor concierto para él. «Sin duda, Barcelona 2005». ¿Porque tocaban en casa? «No. Porque desde el primer al último minuto tembló el estadio». Quizá por eso U2 empezó la gira actual aquí. «Le han cogido mucho cariño a Barcelona. Jamás había dedicado palabras tan apasionadas y agradecidas a una ciudad». ¿Volverán para cerrar la gira? «Quién sabe», sonríe Masats.

U2 puso en órbita al Nou Camp


Recién llegado de Barcelona, escribo con retraso la crónica sobre el concierto de U2 del pasado martes 30 de junio en el Nou Camp. No me extenderé mucho porque ya habréis leído la prensa y visto la televisión, pero sí quisiera dejar mis impresiones sobre el que para mí ha sido, por diferentes razones, uno de los mejores conciertos a los que he asistido, al mismo nivel o quizá superior al de 1992 en Donosti cuando les vi por primera vez en la impresionante gira ZooTv. Pero es que no se ve todos los días un inicio de gira y un escenario tan rompedor y espectacular.

IMG_4033
Snow Patrol en el Nou Camp

Tengo que empezar esta crónica quejándome de la entrada al campo. Por si lo leéis en horario infantil lo diré en plan light: un disparate de tres pares de narices. Se formaron unas colas inmensas debido a la confusión creada por la información errónea que daban algunos miembros de la organización, y que más tarde la policía se encargó de subsanar sólo de manera parcial mediante una solitaria megafonía de un coche patrulla y respondiendo con infinita paciencia a las consultas hechas a pie de asfalto. Había llegado con tiempo de sobra para ver a los teloneros pero me tuve que joder conformar (no me acostumbro a lo del puto horario infantil) y ver a Snow Patrol tocar sus dos últimas canciones. Porca miseria.

La tarde había empezado torcida pero lo que vi después dejó muy atrás el mal sabor previo. Me sitúe en mi localidad, en grada y de frente al escenario, una perspectiva frontal que era perfecta para disfrutar totalmente del espectáculo. La famosa “Garra” hacía pequeño todo un Nou Camp. Todos los que estábamos allí flipábamos. Ver posteriormente fotos y videos del concierto pueden dar una idea muy fiel de ello pero aunque suene a perogrullada nada es comparable a presenciarlo en primera persona. Escuchar todos esos watios de sonido y tener delante de tus ojos esos recursos de luminotecnia producen sensaciones únicas que sólo se dan al vivirlas en directo. El tópico de que no hay palabras para describir ciertas cosas se vuelve a repetir, y es que al contrario que antes, cada vez creo más en los tópicos. Dicho esto, lo que cuente a partir de ahora puede parecer que sobra (que sí) pero permitidme por lo menos el minuto (o era 1 cuarto de hora según Warhol?) de gloria al que todos tenemos derecho en esta vida.

Bono en plena acción en el Nou Camp
Bono en plena acción en el Nou Camp

Fui uno de los que me alegré de que empezaran como lo hicieron, con Breathe, No Line On The Horizon, Magnificent, Get On Your Boots, 4 canciones del último disco que en total serían 7. Hay que meter savia nueva en el repertorio y no repetirse con las mismas de siempre. Otro acierto para mí fue tocar el que va a ser su próximo single I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight en versión remix. En vez de tocarla igual que en el disco como lo habían hecho en la promoción, se atrevieron de esta forma y con ello consiguieron animar a todo el estadio. Fue uno de los momentos álgidos del show. Punto positivo también el que incluyeran The Unforgettable Fire, una preciosa canción que me encanta y que hace ni más ni menos que 19 años que no la tocaban, acompañada por un bonito juego de luces en la pantalla giratoria. Me gustó también que I Still Haven’t Found What I’m Looking For la iniciaran tocando todos a la vez, así le da más fuerza y no como en pasadas giras, que la iniciaba The Edge y después a la mitad se incorporaban Adam Clayton y Larry Mullen, batería y bajo respectivamente.

El homenaje a Michael Jackson con dos snippets perfectamente encajados al final de Angel Of Harlem fue otro detalle a destacar, pero el que más me impactó fue otro. Bono hablaba de que se cumplía el 40 aniversario de la llegada del hombre a la luna y de repente conectaron con los astronautas de la estación espacial internacional. El grupo les hacía preguntas mientras los que estábamos allí no dábamos crédito a lo que pasaba. La última la hizo The Edge en tono de broma: ¿de verdad la tierra es redonda desde allí arriba? A lo que el comandante le respondió siguiéndole el juego que era algo absolutamente confidencial. Es verdad que en esos momentos pensaba que la conexión rompía el ritmo del concierto (quería más y más canciones) pero es cierto también que la experiencia mereció la pena.

IMG_4082
La primera pantalla transformable del mundo

Otro de mis momentos preferidos fue el principio del segundo bis, con la espléndida Ultraviolet, una de mis grandes favoritas del Achtung Baby. Prefirieron dejar descansar otras del mismo álbum que ya repasaron en el Vertigo Tour, decisión que aplaudo por cierto. Bono la cantó con un micrófono com forma de volante que colgaba del techo y del que se balanceaba con una chaqueta de luces rojas.

No todo fue positivo. A la penúltima de la noche, With Or Without You, Bono la maltrató como hace últimamente con ella. No sé si será el cansancio o porque se queda ensimismado, pero el martes desafortunadamente no fue una excepción. La cantó a duras penas y se entretuvo en jugar con el micrófono colgante. Una oportunidad perdida, una lástima. La “cagada” de la noche y que tardó en producirse aunque me la esperaba, fue en One. En un estreno siempre hay errores, qué le vamos a hacer. En la segunda estrofa, a Bono parece que el pinganillo (que sirve para escuchar al grupo y así mismo) le jugó una mala pasada y no pudo entrar a tiempo. Pidió al grupo retomarlo pero fallaron hasta que a la tercera fue la vencida. La mayoría de críticas han sido favorables para U2 pero en alguna que he leído hoy estos fallos los destacan en exceso. Me da la sensación que si pusieran el listón al resto de grupos igual de alto que a los irlandeses, el 90% de la música sería una mierda. Algún cronista dice incluso que Bono se había quedado sin voz en With Or Without You. Ni tanto ni tan calvo. Sólo hay que ver cómo canta la siguiente, la magnífica Moment Of Surrender, que daría el punto final al concierto. A este mismo crítico este final le da para titular que se desinflaron. No sé qué hubiera dicho entonces cuando durante tantísimos años terminaban con la lenta “40” y eso que eran 20 años más jóvenes. O cuando en 1997 en el arranque de la gira Popmart en Las Vegas hicieron esta GRAN metedura de pata en Staring At The Sun (ver video). Esto sí que es cagarla (ya me da igual el horario infantil si no te has percatado ya). La última pega que saca el mencionado crítico (también te has dado cuenta de que me ha molestado el colega) se refiere a que dice que se marcharon enfadados entre ellos del escenario cada uno por su lado. Yo la verdad es que no sé si su lupa era de 20 mil aumentos porque por más que repaso lo que vi esa noche, no consigo intuir nada parecido. Siempre se han ido del escenario cada uno a su ritmo. Como podéis ver al final del video de Moment Of Surrender, se quedaron un buen rato saludando y aplaudiendo al público. Y Bono al bajar las escaleras, se para ante los gritos del estadio y mira sonriente a la grada. En ese instante el más rezagado es Adam Clayton y los dos saludan agarrados. En definitiva, me parece que es buscar tres pies al gato.

Avión de la gira 360º
Avión de la gira 360º

Lo que me queda de este primer concierto del 360º Tour son sensaciones ante todo positivas, de haber visto algo único. Un antes y un después en lo que pueden convertirse los grandes espectáculos de rock. Dicen que el año que viene pasarán por dos ciudades españolas. Si no lo has visto esta vez, te aconsejo que lo hagas, no te defraudará. El avión de la gira lleva inscrito un verso de No Line On The Horizon “el infinito es un gran lugar para comenzar”. Barcelona fue el martes ese gran lugar. Gracias a U2Exit.com podéis descargar el audio del concierto en el siguiente enlace. Para finalizar, os dejo el repertorio y una serie de videos con diferentes instantes del concierto.

Breathe
No Line On The Horizon
Get On Your Boots
Magnificent
Beautiful Day
I Still Haven’t Found What I’m Looking For
Angel of Harlem / Don’t Stop Til You Get Enough / Man in the Mirror
In a Little While
Unknown Caller
The Unforgettable Fire
City of Blinding Lights
Vertigo
I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight  (remix)
Sunday Bloody Sunday
Pride (In The Name Of Love)
MLK
Walk On / You’ll Never Walk Alone

(Bis 1)
Where the Streets Have No Name
One

(Bis 2)
Ultraviolet (Light My Way)
With Or Without You
Moment Of Surrender

“La Garra” De U2 Crece En El Nou Camp


Hace unas semanas os contábamos aquí que el montaje del escenario de la nueva gira de U2, el denominado “The Claw” o “La Garra” se estaba preparando en la ciudad belga de Werchter. Ahora ya sabemos que desde esta misma semana los trabajos se han trasladado a Barcelona y que han empezado a montarlo en el mismo Nou Camp donde dará inicio su 360º Tour. En los siguientes videos que os incluímos más abajo, se puede comprobar la complejidad que debe tener ir montando toda esa estructura. Unas grúas gigantes son las encargadas de ir elevando todos esos hierros a una altura considerable. Será mejor que lo veais por vosotros mismos. Sólo quedan 24 días para que la veamos terminada y con el grupo debajo de ella.

El Montaje De “La Garra” De U2


El escenario de 360º de U2 llamado "La Garra"

El escenario de 360º llamado "La Garra"

La gira de presentación de No Line On The Horizon, el último disco de U2,  comenzará el 30 de junio en Barcelona, como sabrá hasta el mayor despistado. La principal novedad, aparte de las nuevas canciones, será el diseño del escenario. Este tiene la peculiaridad que se puede ver al grupo desde cualquier zona del estadio. Por eso han llamado a su gira 360º Tour. Un innovador montaje con una estructura rotatoria que han denominado La Garra (The Claw). Dicen que serán necesarios nada más y nada menos que 120 camiones para trasladarla.

La fecha del debut se acerca y los preparativos para la puesta a punto de este complejo escenario ya se están llevando a cabo. El lugar escogido para hacer las primeras pruebas es la ciudad belga de Werchter.  Asusta y da un poco de vértigo ver semejante conglomerado de hierros y estructuras. En este video podéis verlo con más detalle.