Videos glamour & fashion: AC/DC, Guns & Roses, Megadeth y Bon Jovi (X)


Nuestro apartado de hoy se centra en uno de los actores más populares del celuloide…hasta que se convirtió en gobernador de California. Lo de los actores metiéndose a políticos nunca ha sido un cambio muy bien recibido. Dejando esto a un lado y centrándonos en lo que nos interesa, Arnold Schwarzenegger ha participado en varios videos musicales que os vamos a mostrar a continuación. Sin más demoras, nos metemos en harina.

Comenzamos el recorrido en 1991 con los Guns & Roses y su You Cold Be Mine. Os acordaréis que sirvió como banda sonora de Terminator 2: El Juicio Final. Como el austríaco la protagonizaba de nuevo, qué mejor promoción que el mismo actor apareciera con Axl Rose, Slash, Izzy Stradlin y compañía. La canción fue compuesta por este último y trataba sobre su relación con una de sus ex-novias. Aunque escrita antes de su aclamado Apettite for destruction, no la incluyeron finalmente porque no la terminaron a tiempo. Así que formó parte del Use Your Ilussion II, el segundo volumen que publicaron ese mismo año.

De película en película y Arnold repitiendo en 1993 con El Último Gran Héroe. Esta vez los elegidos fueron AC/DC que compusieron Big Gun para su banda sonora. El director del video David Mallet no se rompió mucho la cabeza y grabó algo muy similar al de You Could Be Mine. Como detalles curiosos, decir que esta canción fue la última en la que participó el batería Chris Slade y que nunca la han tocado en directo.

En la misma BSO participó la banda de heavy metal Megadeth con Angry Again. Un soundtrack que lo completaban nombres importantes de aquel año 1993: Alice in Chains, Def Leppard, Anthrax y Aerosmith entre otros. En esta ocasión el intérprete de Conan no participó directamente, sólo salían imágenes de la película.

La última aparición de nuestro protagonista del día se produjo en el 2000 en el video de Say It Isn’t So de Bon Jovi. Resulta soprendente verle otra vez en el papel de Terminator pero tiene sentido al comprobar que el video trata el mundo ficticio existente en Hollywood. Acompañando a “Chuache“, salen también la modelo Claudia Schiffer, Emilio Estévez y Matt LeBlanc.

U2 puso en órbita al Nou Camp


Recién llegado de Barcelona, escribo con retraso la crónica sobre el concierto de U2 del pasado martes 30 de junio en el Nou Camp. No me extenderé mucho porque ya habréis leído la prensa y visto la televisión, pero sí quisiera dejar mis impresiones sobre el que para mí ha sido, por diferentes razones, uno de los mejores conciertos a los que he asistido, al mismo nivel o quizá superior al de 1992 en Donosti cuando les vi por primera vez en la impresionante gira ZooTv. Pero es que no se ve todos los días un inicio de gira y un escenario tan rompedor y espectacular.

IMG_4033
Snow Patrol en el Nou Camp

Tengo que empezar esta crónica quejándome de la entrada al campo. Por si lo leéis en horario infantil lo diré en plan light: un disparate de tres pares de narices. Se formaron unas colas inmensas debido a la confusión creada por la información errónea que daban algunos miembros de la organización, y que más tarde la policía se encargó de subsanar sólo de manera parcial mediante una solitaria megafonía de un coche patrulla y respondiendo con infinita paciencia a las consultas hechas a pie de asfalto. Había llegado con tiempo de sobra para ver a los teloneros pero me tuve que joder conformar (no me acostumbro a lo del puto horario infantil) y ver a Snow Patrol tocar sus dos últimas canciones. Porca miseria.

La tarde había empezado torcida pero lo que vi después dejó muy atrás el mal sabor previo. Me sitúe en mi localidad, en grada y de frente al escenario, una perspectiva frontal que era perfecta para disfrutar totalmente del espectáculo. La famosa “Garra” hacía pequeño todo un Nou Camp. Todos los que estábamos allí flipábamos. Ver posteriormente fotos y videos del concierto pueden dar una idea muy fiel de ello pero aunque suene a perogrullada nada es comparable a presenciarlo en primera persona. Escuchar todos esos watios de sonido y tener delante de tus ojos esos recursos de luminotecnia producen sensaciones únicas que sólo se dan al vivirlas en directo. El tópico de que no hay palabras para describir ciertas cosas se vuelve a repetir, y es que al contrario que antes, cada vez creo más en los tópicos. Dicho esto, lo que cuente a partir de ahora puede parecer que sobra (que sí) pero permitidme por lo menos el minuto (o era 1 cuarto de hora según Warhol?) de gloria al que todos tenemos derecho en esta vida.

Bono en plena acción en el Nou Camp
Bono en plena acción en el Nou Camp

Fui uno de los que me alegré de que empezaran como lo hicieron, con Breathe, No Line On The Horizon, Magnificent, Get On Your Boots, 4 canciones del último disco que en total serían 7. Hay que meter savia nueva en el repertorio y no repetirse con las mismas de siempre. Otro acierto para mí fue tocar el que va a ser su próximo single I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight en versión remix. En vez de tocarla igual que en el disco como lo habían hecho en la promoción, se atrevieron de esta forma y con ello consiguieron animar a todo el estadio. Fue uno de los momentos álgidos del show. Punto positivo también el que incluyeran The Unforgettable Fire, una preciosa canción que me encanta y que hace ni más ni menos que 19 años que no la tocaban, acompañada por un bonito juego de luces en la pantalla giratoria. Me gustó también que I Still Haven’t Found What I’m Looking For la iniciaran tocando todos a la vez, así le da más fuerza y no como en pasadas giras, que la iniciaba The Edge y después a la mitad se incorporaban Adam Clayton y Larry Mullen, batería y bajo respectivamente.

El homenaje a Michael Jackson con dos snippets perfectamente encajados al final de Angel Of Harlem fue otro detalle a destacar, pero el que más me impactó fue otro. Bono hablaba de que se cumplía el 40 aniversario de la llegada del hombre a la luna y de repente conectaron con los astronautas de la estación espacial internacional. El grupo les hacía preguntas mientras los que estábamos allí no dábamos crédito a lo que pasaba. La última la hizo The Edge en tono de broma: ¿de verdad la tierra es redonda desde allí arriba? A lo que el comandante le respondió siguiéndole el juego que era algo absolutamente confidencial. Es verdad que en esos momentos pensaba que la conexión rompía el ritmo del concierto (quería más y más canciones) pero es cierto también que la experiencia mereció la pena.

IMG_4082
La primera pantalla transformable del mundo

Otro de mis momentos preferidos fue el principio del segundo bis, con la espléndida Ultraviolet, una de mis grandes favoritas del Achtung Baby. Prefirieron dejar descansar otras del mismo álbum que ya repasaron en el Vertigo Tour, decisión que aplaudo por cierto. Bono la cantó con un micrófono com forma de volante que colgaba del techo y del que se balanceaba con una chaqueta de luces rojas.

No todo fue positivo. A la penúltima de la noche, With Or Without You, Bono la maltrató como hace últimamente con ella. No sé si será el cansancio o porque se queda ensimismado, pero el martes desafortunadamente no fue una excepción. La cantó a duras penas y se entretuvo en jugar con el micrófono colgante. Una oportunidad perdida, una lástima. La “cagada” de la noche y que tardó en producirse aunque me la esperaba, fue en One. En un estreno siempre hay errores, qué le vamos a hacer. En la segunda estrofa, a Bono parece que el pinganillo (que sirve para escuchar al grupo y así mismo) le jugó una mala pasada y no pudo entrar a tiempo. Pidió al grupo retomarlo pero fallaron hasta que a la tercera fue la vencida. La mayoría de críticas han sido favorables para U2 pero en alguna que he leído hoy estos fallos los destacan en exceso. Me da la sensación que si pusieran el listón al resto de grupos igual de alto que a los irlandeses, el 90% de la música sería una mierda. Algún cronista dice incluso que Bono se había quedado sin voz en With Or Without You. Ni tanto ni tan calvo. Sólo hay que ver cómo canta la siguiente, la magnífica Moment Of Surrender, que daría el punto final al concierto. A este mismo crítico este final le da para titular que se desinflaron. No sé qué hubiera dicho entonces cuando durante tantísimos años terminaban con la lenta “40” y eso que eran 20 años más jóvenes. O cuando en 1997 en el arranque de la gira Popmart en Las Vegas hicieron esta GRAN metedura de pata en Staring At The Sun (ver video). Esto sí que es cagarla (ya me da igual el horario infantil si no te has percatado ya). La última pega que saca el mencionado crítico (también te has dado cuenta de que me ha molestado el colega) se refiere a que dice que se marcharon enfadados entre ellos del escenario cada uno por su lado. Yo la verdad es que no sé si su lupa era de 20 mil aumentos porque por más que repaso lo que vi esa noche, no consigo intuir nada parecido. Siempre se han ido del escenario cada uno a su ritmo. Como podéis ver al final del video de Moment Of Surrender, se quedaron un buen rato saludando y aplaudiendo al público. Y Bono al bajar las escaleras, se para ante los gritos del estadio y mira sonriente a la grada. En ese instante el más rezagado es Adam Clayton y los dos saludan agarrados. En definitiva, me parece que es buscar tres pies al gato.

Avión de la gira 360º
Avión de la gira 360º

Lo que me queda de este primer concierto del 360º Tour son sensaciones ante todo positivas, de haber visto algo único. Un antes y un después en lo que pueden convertirse los grandes espectáculos de rock. Dicen que el año que viene pasarán por dos ciudades españolas. Si no lo has visto esta vez, te aconsejo que lo hagas, no te defraudará. El avión de la gira lleva inscrito un verso de No Line On The Horizon “el infinito es un gran lugar para comenzar”. Barcelona fue el martes ese gran lugar. Gracias a U2Exit.com podéis descargar el audio del concierto en el siguiente enlace. Para finalizar, os dejo el repertorio y una serie de videos con diferentes instantes del concierto.

Breathe
No Line On The Horizon
Get On Your Boots
Magnificent
Beautiful Day
I Still Haven’t Found What I’m Looking For
Angel of Harlem / Don’t Stop Til You Get Enough / Man in the Mirror
In a Little While
Unknown Caller
The Unforgettable Fire
City of Blinding Lights
Vertigo
I’ll Go Crazy If I Don’t Go Crazy Tonight  (remix)
Sunday Bloody Sunday
Pride (In The Name Of Love)
MLK
Walk On / You’ll Never Walk Alone

(Bis 1)
Where the Streets Have No Name
One

(Bis 2)
Ultraviolet (Light My Way)
With Or Without You
Moment Of Surrender

Tutti Frutti. Los versos que cambiaron la carrera de Little Richard


Little Richard

Little Richard

El singular Little Richard conseguió su primer gran éxito en 1955 con Tutti Frutti. A muchos de vosotros este título seguramente no os diga nada pero si os decimos que es la canción rock con una de las palabras más conocidas y populares de todos los tiempos quizá os ayude a recordar. Y si todavía no conseguís saber cuál es, os damos otra pista: es una onomatopeya, larga y original pero una onomatopeya al fin y al cabo.  Cooooorrecto, esa es, lo habéis conseguido. El “A-wop-bop-a-loo-bop-a-wop-bam-boom” (castellanizado a “a-uam-ba-buluba-balam-bambu”)  fue el primer sencillo que abrió las puertas de la fama a Richard Wayne Pennyman, que así se llamaba realmente. Little Richard había grabado unos singles con la RCA pero no habían tenido mucha repercusión. Fue en 1955 como decíamos cuando una discográfica le invitó a Nueva Orleans para grabar unas sesiones de prueba. A decir verdad esas primeras tomas no iban todo lo bien que se esperaban. Cuando el fracaso sobrevolaba por el estudio, en una de las pausas de la grabación, el de Georgia se puso a cantar de forma improvisada una letra que había escrito. El texto decía algo tan provocativo como esto:

“Tutti Frutti, good, booty / If it don’t fit, don’t force it / You can grease it, make it easy” (“Tutti Frutti, buen culito / Si no entra, no lo fuerces / puedes engrasarlo, para facilitarlo”)

Little Richard, que a los 13 años fue expulsado de su casa por su propio padre por ser homosexual, se atrevía con una letra en la que, empezando por el título, no había dudas de lo que estaba hablando, ya que en jerga Tutti Frutti se usaba para referirse a los gays. Al productor Robert Blackwell le pareció excesivamente escandalosa y llamó a una letrista llamada Dorothy LaBostrie para que la cambiara. Así que esos versos se quedaron en el olvido y los que pasaron a la historia del rock fueron estos:

“Tutti frutti, all rooty, a-wop-bop-a-loon-bop-a-boom-bam-boom”

No sabemos a ciencia cierta qué hubiera pasado si se hubiera mantenido la primera versión, pero sí está claro que el cambio dio lugar a una de las más famosas canciones del rock y que su sonora onomatopeya se sigue recordando hoy en día.

Desde entonces se han hecho innumerables versiones de la canción. Por destacar 2 de ellas, la de Elvis Presley que la hizo un año después de la de Little Richard (ver el video), y la que hacía Queen en sus conciertos como en este directo de Wembley de 1986. Os añadimos como final la cantada por el propio Little Richard y su particular forma de interpretarla.

Si quieres conocer todas la canciones con historia disponibles en nuestra web,  pincha aquí.

Rock of Love: Bret Michaels


El mundo de los reality shows  no deja de sorprendernos. Hace tiempo descubrimos un curioso reality en el canal VH1 de USA. Se trata del Rock of Love, donde el protagonista es Bret Michaels, antiguo frontman del mítico grupo de rock Poison.

Poison fue aquel grupo de rock-stars que se beneficiaron del éxito del género glam-hard-rock a finales de los 80, gracias a grupos como Cinderella ó Ratt.   Seguro que te suenan aquellas canciones de Poison como Unskinny Bop ó Every rose has its thorn.

Nos encanta éste programa donde 20 neumáticas mujeres compiten por el amor de Bret Michaels superando una serie de pruebas a cada cual más ridícula.

Todas las pruebas tienen por objetivo decidir si estos mujerones son capaces de aguantar el tipo de vida de un auténtico Rockanrolla como Bret Michaels.

No faltan pruebas como Lap Dances a Bret, peleas en el barro en bikini, partidos de football americano en bikini, conducir quads a toda velocidad en bikini y cocinar…..por supuesto en bikini.

Todo ésto lo ve Bret Michael desde su trono de rock-star y va tomando apuntes mentales sobre su elección. Después les canta “Every rose has its thorn” acompañado de su guitarra, las “consuela” si han tenido alguna pelea entre ellas y las vuelva más locas todavía.

El programa ha tenido un éxito considerable habiéndose emitido 2 temporadas del mismo. Además se han rodado spin-offs del formato original protagonizado por algunas de las chicas que alcanzaron mayor popularidad.

Curiosamente la ganadora de la primera edición comenzó una relación con Bret que no cuajó, la ganadora de la segunda edición comenzó otra relación que,…lástima…  no funcionó. Así que está decidido hacer una tercera temporada del reality.

Pero atención, dado que para Bret Michaels es imposible tener una relación sentimental y estar a la vez on the road de gira con su banda, se ha encontrado la solución de hacer la tercera edición de otra forma. A ver si lo adivinais….pues sí,  esta edición se hará en el autobús de la gira.

Habrá un autobús normal, el de las giras de Bret, y otros 2 autobuses con todas las participantes, que ésta vez tendrán que superar todo tipo de pruebas in situ relacionadas con la gira. Las ganadoras tendrán su cita con Bret y las perdedoras tendrán que comerse el frío rechazo de ser abandonadas en los parkings de los conciertos.

Esperemos que Bret tenga más suerte en la siguiente edición y encuentre su amor, de lo contrario tendrá que consolar a otras 20 chicas por edición…

Os dejamos este video del programa, a ver si os pica  la curiosidad…

Gypsy Pistoleros


Se acerca el momento de descubrirte una nueva banda que al menos no te dejarán indiferente. Te causarán repulsa, te recordarán tu última resaca o te divertirán unas horas con sus canciones.

Son los Gypsy Pistoleros, un cuarteto de semidelicuentes ingleses que practican un rock tex-mex con aires de glam y de la rumba más lolailo. Sólo es escucharles tocar y verles en directo para que pienses que acaban de salir de una película de Robert Rodríguez.

Gypsy Pistoleros

Gypsy Pistoleros

Junta por un momento a Antonio Banderas en la saga de Desperado con Micky Mars de Mötley Crue y tendrás un personaje de Gipsy Pistoleros.

Cantan en  un correcto spanglish canciones llenas de rock rudimentario 4×4 sin grandes florituras más clásico que una guitarra Gibson Les Paul con amplis Marshall.

Entonces ¿para qué hablar de ellos?. Pues simplemente porque es un grupo divertido, a ver cuántos grupos conoces que mezclen el punk-rock con la rumba, y que  además te puedan provocar alguna risa al escucharlo un par de veces.

No todo iba a ser pop/rock!!

Gypsy Pistoleros posando

Gypsy Pistoleros posando

Un regreso al pasado/futuro??, que te transporta a cualquier escena de la película Desperado,  donde Antonio Banderas aceleraba las balas de su pistola con el movimiento de su mano al disparar.

Lo más reseñable de ellos es el buen guitarrista que fundó el grupo y es el responsable del sonido que gastan.

Hasta ahora sólo han publicado un album “Para siempre” y según las noticias de su MySpace publicarán un segundo trabajo en breve. Anuncian su primer single libre para descargar en Junio de 2010 llamado “Vivo con los Gitanos”. Pues nada, que vayan avisando al programa “Callejeros” que eso habrá que verlo…

Écha un vistazo a este video “Un hombre sin rostro” para hacerte una idea de su música. Como comprobarás, el guitarrista no tiene pinta de cuidarse mucho. No sabemos si llegará a jubilarse.

Si no has acabado empachado de tatuajes, tequilas, carretera y pistolas, apresúrate para escuchar algo de su disco. Dudamos de que lleguen a presentar el segundo disco sin que un gipsy pistolero tenga un percance en algún bar de Tijuana.

Pistolé..Pistoleros!!!

Que lo disfrutes!

Take Me Out. Franz Ferdinand VS Scissor Sisters


En esta ocasión enfrentamos en Qué canción es mejor a dos bandas que gozan actualmente de mucha popularidad. La canción que hemos elegido es Take Me Out del grupo escocés Franz Ferdinand. Publicada en su primer album en el 2004 , es desde entonces junto a This Fire o Michael una de las imprescindibles en sus conciertos.  En directo es una de las que más disfruta el público por el ritmo de sus inconfundibles guitarras como pudimos comprobar en su reciente concierto de Bilbao.

Para compararla hemos elegido la versión que hacen los Scissor Sisters.  Y la elección se debe a que es completamente diferente a la original. La llevan a su terreno consiguiendo un magnífico resultado. Esta versión salió como cara B de su single Mary el mismo año de publicación que la original. Nosotros nos quedamos con la de los escoceses a pesar de ser una magnífica versión. Las Hermanas Tijeras son conocidas sobre todo por su éxito I Don’t Feel Like Dancing.

Sunday Bloody Sunday. La Declaración De Antiviolencia Y Del Cristianismo De U2


Los hechos sobre los que trata una de las canciones más famosas de U2 son más o menos conocidos por todos. No tanto cómo se gestó realmente su composición, a menudo con explicaciones erróneas en las que cae incluso la misma wikipedia. Nosotros vamos a contaros cómo fue la auténtica génesis de Sunday Bloody Sunday.

El telón de fondo de la canción es el llamado Domingo Sangriento. Así se denominó un día especialmente trágico que sucedió el 30 de enero de 1972 en Derry, Irlanda. Allí se celebró una manifestación en protesta por una ley que facilitaba la encarcelación sin juicio previo a cualquier sospechoso de pertenecer al IRA. Algunos manifestantes tiraron piedras a los soldados británicos que controlaban la marcha, ya que no podían traspasar los límites de los barrios católicos. El ejército primero recurrió a mangueras, balas de goma y gas para repeler la agresión. Y después pasó a disparar con fuego de verdad, matando a 14 personas (6 menores de edad) y causar más de 30 heridos. Como consecuencia de esta brutal intervención, hubo diferentes protestas por todo el mundo. El IRA por contra aumentó el número de reclutados en sus filas. El gobierno británico inició una investigación que finalmente eximió de culpa a los soldados por actuar en defensa propia.

Hasta aquí es lo que todos sabemos. Que el grupo irlandés se inspiró en esa matanza para cuestionar el sinsentido de la violencia. Pero detrás de todo esto había algo más. Una lucha interna provocada por el sentido religioso de sus miembros y que estuvo a punto de causar la separación del grupo pero que finalmente no se produjo.

Antes de la grabación del disco War donde se incluía esta canción, U2 estuvo a punto de separarse. En mitad de la gira de su segundo disco October, año 1982, los irlandeses le comunicaron a su manager Paul McGuinness que lo dejaban. Este les convenció como pudo de que por lo menos terminaran el tour porque ya estaban cerradas las fechas de los conciertos y los acuerdos con los promotores. El debate posterior entre ellos inclinó la balanza por continuar hasta el final, una decisión que tomaron no sin dificultad y que ha durado hasta hoy.

En un país como Irlanda la religión (católica o protestante) es uno de los aspectos que ha dividido (y divide) la vida de sus ciudadanos. Los miembros de U2 no han sido ajenos a esto. The Edge, Larry Mullen y Bono acudían con frecuencia con sus amigos y novias a reunirse con un grupo católico llamado Shalom. Allí se dedicaban a estudiar la Biblia y a rezar. Pero el formar parte de una banda de rock no les parecía compatible a los de Shalom. Tenían una visión fundamentalista de la religiosidad. Las presiones en su vida privada fueron las que les llevaron a U2 a plantearse si era compatible tocar con un grupo y llevar una vida religiosa del modo que lo interpretaba Shalom.

Bono y The Edge hablaron largo y tendido sobre esta encrucijada que constantemente les trastornaba. Un día después de varias horas de fuerte discusión sobre este tema, consiguieron finalmente reconducirla y arreglarla. The Edge cogió su guitarra y sacó toda su energía en plasmar esa lucha. Una pelea que concluyó en que se dieron cuenta que no tenía sentido que el cristianismo te obligara a renunciar a tu vida o viceversa. No estaban de acuerdo con este tipo de fanatismo. Esta especie de declaración de principios dirigida a sus compañeros de Shalom (Larry Mullen y Bono) a su mánager y también a Adam Clayton, que por su ateísmo también se sintió apartado del grupo durante un tiempo, quedó reflejada en Sunday Bloody Sunday.

Cuando se publicó finalmente el disco, no se eligió como single en el Reino Unido porque se temió que las radios entendieran su significado al revés. Por eso, cuando Bono la presentaba en los conciertos decía que no era una canción rebelde. Hoy precisamente está considerada como uno de los himnos anti-violencia pero también fue para el grupo su definición del cristianismo.

Si quieres conocer todas la canciones con historia disponibles en nuestra web, pincha aquí.