La gran familia de Zarama


Zarama en el Txakoli Motagane

Ayer sábado 21 de noviembre Zarama quiso celebrar entre amigos y familiares la publicación de su próximo trabajo discográfico. (La presentación del mismo se hará por cierto el jueves 26 a las 11 horas en la librería Elkar de Licenciado Poza 14 en Bilbao). Y lo hizo con un concierto en el Txakoli Motagane (parque de Akarlanda al lado de la UPV de Leioa) en el que tanto mayores como pequeños pudimos disfrutar, de cerca y sin barreras, de sus canciones. La actuación fue en petit comité y eso le dio un aliciente más a la noche, ya que parecía que estaban tocando en el salón de casa. El repertorio fue más reducido que en los shows “oficiales” (mejor dejarnos con ganas que pasarse y aburrir) pero lo desplegaron de forma intensa y sin bajar el pistón. Empezaron con Ezkerralde que hacía tiempo que no la tocaban y después fueron cayendo muchas de las habituales (Nahiko, Bidea Eratzen, Dominus Bobiskum, Zoaz Euskal Herrira, Iñaki, Guda eta Pakea, Bihotzak Sutan…) y hasta una versión de Niko Etxart.

Público de todas las edades escuchando a Zarama

Sin querer suplantar al de La Mirilla de El Correo, un poco de crónica social: charlamos en Motagane con Jabi y Alex de Subversion X, sobre su recién estrenado disco Animal Insatisfecho, del que hablaremos aquí próximamente con entrevista al grupo incluída; nos los presentó Gabi Vecino, que ha hecho su impactante portada y también el diseño gráfico del de Zarama; entre el público también se encontraba Gari (ex Hertzainak) que acaba de sacar un  nuevo e interesante trabajo titulado 16 Lore después de su periplo por el Congo y que comentaba al final que había sido el mejor concierto de los santurtziarras; y compañeras de EITB de Roberto Moso como Cristina Ardanza y Elena Amézaga, esta última mujer de Oier Kamiruaga propietario del Motagane en el que además de actuaciones en directo también podemos dar fe de que se come y se cena de lujo.

Abajo el video de Bihotzak Sutan entre tinieblas…

Zarama triunfa en fiestas de Bilbao 22 años después


Estuve ayer por la noche viendo el concierto de Zarama en la Aste Nagusia de Bilbao. Una ubicación de lujo, al lado del museo Guggenheim, fue el escenario desde donde desplegaron el que quizá fue el más completo de los 3 shows que les he visto hasta la fecha. Se nota que están más rodados. El repertorio lo tienen tan dominado que incluso han añadido pequeños detalles en algunas canciones. Los recursos escénicos, mayores para la cita bilbaína, potenciaron aún más las canciones de los santurtziarras. El despliegue de luminotecnia, las proyecciones de Gabi Vecino, los golpes de baqueta de Ernesto Alava (que está hecho un toro…de la frente para abajo), los teclados del ex-remero de Kaiku Joseba Lafuente, los punteos del guitar hero Tontxu Tabares, la precisión de reloj suizo de la mano de Javi Alvarez al bajo y los movimientos del infatigable Roberto Moso fueron captados al detalle por las cámaras de Euskal Telebista. Y es que lo grabado ayer servirá para la próxima publicación de un DVD del concierto, primero del grupo tras 15 años después de su último disco.

Zarama en directo ayer en Bilbao

Zarama en directo ayer en Bilbao

La última vez que Zarama actuó en fiestas de Bilbao fue en 1987 en la Plaza Nueva junto a otro grupo mítico, Hertzainak. Para aquella ocasión no inmortalizaron el evento, una pena porque según contaba Roberto Moso en su libro Flores en la Basura, hicieron una guerra de tartas encima del escenario y provocó, además de las risas del grupo y de los propios espectadores, que no volvieran a tocar más en la Aste Nagusia. Ayer se rompió el “boicot” después de 22 años.

Zarama y su Guda eta Pakea

Zarama y su Guda eta Pakea

El setlist fue muy similar al que han ido desgranando hasta ahora. Las modificaciones se dieron en los bises. Soinu Krudelak, Eskerralde y Beti Penetan se cayeron de la lista y la sorpresa fue con la que cerraron, una versión de Eskizofrenia de Eskorbuto. No la había podido oir hasta ayer y fue un buen broche final. Con un toque en la introducción de los teclados a lo Baba O’Riley y un snippet de My Generation en la mitad, la canción destilaba un sabor evidente al grupo preferido de Iosu Expósito, los Who. Un acertado homenaje que cerraba una noche pacífica, sin guerra de tartas pero con mucha tralla de estos “veteranos” que tienen cuerda para rato. Os dejo con un video que grabé de una de sus canciones, Bostak Bat.

Rufus. Una promesa efímera de los 80.


Hasta ahora nos hemos dedicado en esta sección a recordar a bandas extranjeras conocidas por (casi) todos. Hoy vamos a hacer una excepción que esperamos que deje de serlo en el futuro. Queremos también rescatar del olvido a grupos locales que tuvieron alguna repercusión en el pasado y que por distintas razones no tuvieron la suerte de triunfar en la música.

RufusRufus

Para este estreno hemos elegido a Rufus, un grupo de Getxo (Vizcaya) que apuntaba maneras pero que desafortunadamente tuvo una carrera efímera a mediados de los 80. Originalmente se llamaban Rufus T. Firefly como el presidente de la República Democrática de Libertonia, el personaje de la divertida película Sopa de Ganso de los hermanos Marx. Quizá alguno conocistéis sus canciones entonces pero lo más seguro es que Rufus no os suenen de nada. A continuación os haré un repaso de su trayectoria para que sepáis más del grupo.

sintonia_independiente

Portada Sintonia Independiente

Salieron del anonimato en 1983 participando en el recopilatorio Sintonía Independiente de Discos Suicidas en el que incluyeron “Y Te Tengo”, una canción que curiosamente no incluyeron en ninguna de sus grabaciones posteriores. En este disco daban también sus primeros pasos otros grupos vizcaínos como Zarama (con Roberto Moso al frente), Lavabos Iturriaga (del que formaba parte el locutor radiofónico Roge Blasco) y Los Santos (otro grupo prometedor que se quedó en la cuneta). Tras ganar varios concursos, pudieron grabar en 1984 su primer EP Revistas del Corazón, en el que el tema “Escapó” tuvo cierta popularidad al radiarse en los 40 principales de Bilbao. También se incluyó la canción del mismo título que el EP y que años más tarde versionó otro grupo de Bilbao que alcanzó cotas mucho más altas, Platero y Tú.

Su carrera parecía que tiraba para adelante. Un año después, en 1985 fueron teloneros de los británicos Immaculate Fools (grupo formidable a mi parecer que estaba en pleno apogeo  y que cayó en el olvido después) y ganaron el concurso de RNE “Don Domingo”. Este premio les permitió viajar a Dinamarca y tocar en un festival de rock internacional organizado por la Unión Europea de Radiodifusión. En aquella época el hecho de tocar fuera de tu provincia ya era todo un éxito, así que ir al extranjero como os podéis imaginar suponía el no va más.

Rufus iban paso a paso pero de forma ascendente. Ficharon por la multinacional Fonomusic con la que grabaron otros dos discos más: No Quiero Ser Presidente USA (1985) y Rufus (1986), que a la postre sería su último vinilo. No se programaron mucho en los medios y a pesar de estar en plena adolescencia en aquel tiempo, me acuerdo de oir por la radio la canción que titulaba el primero de ellos y cuyo estribillo se me quedó grabado desde entonces. Tanto como que muchísimos años después cuando conseguí su discografía, recordé al instante el “No quiero ser presidente yuesei”. De ese mismo disco destacaría otras como “Chica del sur”, “Se han ido a pasear” (que habla de Alaska y de la movida madrileña), “Sólo un leve toque” o “Venga ya”. Canciones que representaban a la perfección el pop-rock por el que apostaban los getxotarras y que (decían) sonaba a Police y Nacha Pop (a los que telonearon alguna vez). Para cerrar el tema de las recomendaciones, de su última grabación me quedaría por ejemplo con “Fiesta en la calle”, “Contra la pared” o “Big Ben”.

Durante esos años grabar un disco era toda una proeza y casi casi un fin en sí mismo. Cuando parecía que habían hecho lo más difícil, Rufus se separaron en 1987. Tal vez la dificultad por abrirse camino en esos años en los que sobre todo se potenciaba el “rock radical vasco”, aumentó la incomprensión hacia su apuesta musical, claramente alejada de esa corriente. Esa posible marginación que sentían la dejaron plasmada con tono crítico en “Oportunismo radical”, la última canción que cerraba su testamento sonoro, y en la que cuestionaban a los “interesados” que se subieron al carro de ese movimiento. Muchas formaciones coetáneas no lograron ni la mitad, por lo menos Rufus nos dejaron unos cuantos discos interesantes aunque nos queda el sabor agridulce de pensar dónde hubieran llegado con un poco más de apoyo y un pelín más de suerte.

Para terminar, una noticia más reciente sobre el grupo. Buscando documentación para elaborar este artículo me he topado con el myspace del que fuera cantante, compositor y guitarrista de Rufus, Jorge Iturmendi (tío por cierto de la presentadora del tiempo de ETB, Ana Urrutia). Un myspace que me ha sorprendido gratamente y que desde aquí os animo a visitar : se llama Picnic. Las 3 canciones que tiene colgadas se hacen insuficientes y te dejan con ganas de oir más. Especialmente me ha enganchado desde la primera escucha “De actualidad”.

De Rufus no hay ningún video en yotube pero para suplir este vacío he subido su discografía completa que es muy difícil de encontrar. Os la podías descargar pinchando en los siguientes enlaces:

Revistas del corazón (1984)

No quiero ser presidente USA (1985)

Rufus (1986)

Zarama. Guda eta Pakea


Acudí el pasado viernes día 15 de mayo al concierto que Zarama daba en Ortuella con motivo de sus fiestas. Era la segunda ocasión en la que les veía en directo en esta gira de regreso después de asistir anteriormente al de Bilbao, del que ya os conté aquí la buena impresión que me causaron. Aunque el de Ortuella se diferenciaba con aquel en que este era gratuito y en un espacio abierto, lo cierto es que el grupo mantuvo el gran nivel demostrado. Con más luz sobre el escenario que en el del Kafe Antzokia y un buen sonido, los santurtziarras dieron un repaso al mismo repertorio, salvo Eskerralde y Beti Penetan, que se quedaron fuera esta vez. Un público de diversas edades y con algún que otro joven punki, acompañaron a Roberto Moso a cantar, teniendo la oportunidad de hacerlo incluso las tres veces que se acercó el cantante a las primeras filas. Nos sorprendió una vez más que gente joven se supieran sus canciones y las corearan a voz en grito. Las más guitarreras se llevaron la palma en este sentido y también las recordadas Iñaki y Txatxo. El show terminó con una potente Bildur Naiz y Roberto Moso tendido en el escenario y pisoteado por Tontxu, guitarra en mano. Hay canciones que cada vez me gustan más en directo. Si tuviera que hacer una lista de 5 ahora mismo elegiría Kostako Bidea, Bostak Bat, Bidea Eratzen, Dena Ongi Dabil, Bildur Naiz y Guda eta Pakea. Bueno, me han salido 6, esto de las listas es una putada, nunca entran todas. Como decía, una de las que más me ponen es Guda eta Pakea (Guerra y Paz). Os presento este video que he realizado con fotos de esos dos conciertos a los que he asistido. Espero que os guste.

Zarama Contra La Crisis. Crónica Del Concierto En El Kafe Antzokia De Bilbao.


Corren tiempos difíciles. Las malas noticias se suceden día tras día. Las cifras del paro llegan a los 4 millones. Hemos perdido ya la cuenta de cuántos EREs se han ejecutado últimamente. Los encargados de solucionar la situación son parte del problema. Y para rematar la faena la gripe porcina nos amenaza desde México. Dicen que en épocas de crisis aumentan las ventas de libros y la de los pintalabios rojos. Ante la debacle, entretenimiento doméstico y elevar nuestra autoestima. No son momentos para dispendios sino para el recogimiento físico y espiritual. Ante este panorama, en cualquier caso, existen afortunadamente otras alternativas.

Zarama en plena actuación en el Kafe Antzokia de BilbaoPodemos coger 15€ y plantarnos en el concierto de Zarama en el Kafe Antzokia de Bilbao como hicimos nosotros el pasado jueves día 30 de abril. Para los que no tuvimos la oportunidad de verles en su etapa anterior era como poner una especie de exámen al pasado. ¿Aprobaría o pencaría? No sabíamos a ciencia cierta con qué nos ibamos a encontrar. Hay demasiados regresos de viejas glorias que es mejor que no se hubieran producido, así que sólo nos quedaba esperar a que subiera el telón y ver cómo se desarrollaba la función.

Las buenas críticas tras su primer bolo en Bermeo y la expectación por el de Bilbao, agotándose las entradas días antes, nos daban a la vez una sensación de seguridad que se convirtió en certeza nada más arrancar el show con Kostako Bidea. Le siguieron 4 trallazos que dejaron claro que habían salido a por todas. Gaueko Buruko Mina, Zaramaren Erdian, SexkalextrikGasteizko Gaua precedieron al reposo de la coreada Iñaki, Zer Urrun Dagoen Kamerun. Quién se acordaba en ese instante del euribor, la hipoteca y de la madre que la parió? Las emociones que transmitían llevaban a los más veteranos a revivir tiempos de idolatrada juventud, y a los más jóvenes a disfrutar (y quizá añorar) de una época trasladada al presente desde el escenario de la sala bilbaína. Una audiencia variopinta que empezó fría pero que poco a poco se contagió de la gran energía que transmitían los rejuvenecidos Ernesto Alava en la batería, Joseba Lafuente en los teclados, Tontxu Tabares en la guitarra y Javi Alvarez en el bajo, y del buen rollo y de la magnífica voz que mantiene a través de los años su carismático cantante y alma mater del grupo Roberto Moso.

Roberto MosoEl repertorio llegaba a los platos fuertes de la noche anticrisis. En Txatxo, la entrañable versión del grupo asturiano Los Berrones, percibimos que sobrevolaba el recuerdo del joven recientemente fallecido al que Roberto Moso dedicó la actuación y del que llevaba una camiseta suya. Suplantaron a la consejería de turismo con mejores razones con Zoaz Euskal Herrira. Apostaron por la utopía de la espléndida Bostak Bat. Cantamos con rabia el inork ez y el ez dut nahi de Bidea Eratzen. Nahiko evocaba a esos inocentes inicios componiendo sus primeras canciones en el local de ensayo 30 años antes. Con Guda eta Pakea redescubrimos otra de las mejores de su discografía. Nos hizo recordar Roberto a su desaparecido amigo Iosu Expósito, en Dena Ongi Dabil. Y terminamos encendidos con la siempre estimulante Bihotzak Sutan (aunque aquí echamos en falta la segunda guitarra de Txuzos, que al vivir en Sevilla no se ha podido incorporar a esta vuelta). Cuando llegaron los 2 bises que hicieron después, ya nadie pensaba en el IPC ni en las previsiones del FMI. La emotividad y la alegría al ver que a veces excepcionalmente ocurren cosas como que el pasado estaba delante nuestro totalmente vigente y reivindicándose, son razones suficientes para alimentar a cualquiera. Terminaron con 3 de su primer LP Indarrez de 1984: Bildur Naiz, Ezkerralde y Beti Penetan. Zarama aprobaron el exámen con nota, reafirmando más que nunca el dicho del que tuvo retuvo. Y nos hicieron olvidarnos de la crisis, qué coño!

A %d blogueros les gusta esto: