Under Pressure. Queen Vs Keane y Joss Stone


El 24 de noviembre se cumplirán 18 años de la muerte de Freddy Mercury y adelantándonos a tal efemérides vamos a enfrentar a una de las grandes canciones de Queen con dos de las múltiples versiones que se han hecho de ella. He escogido aquella fabulosa grabación realizada junto a David Bowie en 1981 titulada Under Pressure. Vaya suma de estrellas para una sola canción, Freddy Mercury y “el camaleón del rock”. La línea de bajo de la canción la hace tan característica que hoy en día sigue siendo una de las más recordadas del grupo.  En 1990 incluso un amago de rapero apodado Vanilla Ice quiso sacar tajada fusilándola torpemente en su Ice Ice Baby sin pedir permiso a sus autores. Tras la pertinente acusación, alegó en su descargo que él le añadió una nota más por lo que podía considerarse como una canción suya. La treta no coló, le cayó un buen puro y su carrera quedó arruinada para siempre. Menos mal, por otra parte.

Un año después de la desaparición de Mercury en 1991, se hizo un concierto tributo en el estadio de Wembley cantándola a dúo Bowie y Annie Lennox (ver video). Aquí tenéis la original como la grabaron en el estudio suizo del “duque blanco”.

La primera de las versiones es la de los británicos Keane. La publicaron como cara-b del single The Night Sky y los beneficios se destinaron para la ONG War Child. Sin separarse mucho de la genuina, los autores de Is It Any Wonder? (la que más me gusta de su repertorio y que anima a cualquiera) hacen una buena réplica, destacando las notas altas que alcanza Tom Chaplin.

La otra versión es la de la joven promesa Joss Stone, que ha pasado de ser la niña consentida  a ser marginada por su discográfica EMI. Sus abrumadoras ventas de su disco debut, del que colocó 4 millones de copias, no le han servido para ganarse cierta libertad e independencia. Su último larga duración lo grabó sin decir nada a su casa de discos y se lo entregó después ya terminado. Algo que no les hizo mucha gracia a sus jerifaltes, que no permiten que los artistas hagan y deshagan a su antojo. Finalmente, tras un amago de espantada a la competencia, ha visto la luz y su adelanto Free Me ya se puede escuchar por la radio.

Su aportación a la de Queen se debe principalmente al toque soul y a su inconfundible voz, más propia de una cantante negra, algo que contrasta con su juventud y sobre todo con su piel blanca.

Babies go. Mi niño lleva la música en la sangre.


Siempre me ha parecido curioso esas reuniones entorno a un niño pequeño dilucidando a quién se parece. “Los ojos son de su padre, pero la nariz y la barbilla son de su madre”. Más gracioso me parece aún, cuando el bebé apenas tiene una horas de vida, y estábebe rockero1 arrugado como un higo, y todo el mundo empieza a decir, ay que guapo es!, se parece, Paraaaa!, a mi no se te ocurra, que está más arrugado que la cara de los feos de los Calatrava. Pero la finalidad de todo esto, es que ambas familias compitan por llevarse más rasgos del recién nacido para su linaje. Normalmente los hombres tenemos las de perder en estas cuestiones, ya que la suegra normalmente rebaña para su causa hasta las uñas del niño, que seguramente se parezcan a las de su difunta tía emigrante a las Américas. El caso, y el motivo de esta entrada, es que he encontrado un arma eficaz, para que aunque tu niño físicamente no se parezca a ti, en el fondo de su ser sea tu alma gemela.

bebe rockeroY es que navegando por la Red, me he encontrado unos curiosos CDs para bebes. Se trata de música de grandes grupos, adaptada para bebés. El caso es que en Imaginarium el disco más vendido es el Babies Go de AC/DC. Si de AC/DC!!. Como si lo estuviera viendo. Tu niño empieza a dar sus primeros pasos, y de repente empieza a dar el mítico paso del pato (duckwalk), si ese tan famoso de Angus Young, donde pone la pierna recta y empieza a avanzar mientras toca la guitarra. Qué cara de satisfacción se te quedaría!. Ya no harían faltas pruebas de ADN que certificaran que es tu hijo!.  Este si que es de los míos!. El caso es que existen discos como para que el niño cumpla 18, y siga escuchando Cds de este tipo. Muchas de las carátulas están bastante curradas, y tienen su gracia. Abajo os dejo ejemplos que podéis descargar pinchando sobre la carátula del disco en cuestión. Falta algún enlace, que iré completando. Tu hijo ya no llora, está afinando para ser un gran rockero!!.

AC/DC. Highway to hell

U2. Beautiful day

Coldplay. Clocks

bmadonnababiesgo_coldplay_xbabiesgo_pinkfloyd_xbabiesgo_queen_xbabiesgo_gunsnroses_xbbeatlesbabiesgo_mj_xbrobbie

babiesgo acdcbabiesgo_aerosmith_x

babiesgo_u2_xdepeche mode

Tutti Frutti. Los versos que cambiaron la carrera de Little Richard


Little Richard

Little Richard

El singular Little Richard conseguió su primer gran éxito en 1955 con Tutti Frutti. A muchos de vosotros este título seguramente no os diga nada pero si os decimos que es la canción rock con una de las palabras más conocidas y populares de todos los tiempos quizá os ayude a recordar. Y si todavía no conseguís saber cuál es, os damos otra pista: es una onomatopeya, larga y original pero una onomatopeya al fin y al cabo.  Cooooorrecto, esa es, lo habéis conseguido. El “A-wop-bop-a-loo-bop-a-wop-bam-boom” (castellanizado a “a-uam-ba-buluba-balam-bambu”)  fue el primer sencillo que abrió las puertas de la fama a Richard Wayne Pennyman, que así se llamaba realmente. Little Richard había grabado unos singles con la RCA pero no habían tenido mucha repercusión. Fue en 1955 como decíamos cuando una discográfica le invitó a Nueva Orleans para grabar unas sesiones de prueba. A decir verdad esas primeras tomas no iban todo lo bien que se esperaban. Cuando el fracaso sobrevolaba por el estudio, en una de las pausas de la grabación, el de Georgia se puso a cantar de forma improvisada una letra que había escrito. El texto decía algo tan provocativo como esto:

“Tutti Frutti, good, booty / If it don’t fit, don’t force it / You can grease it, make it easy” (“Tutti Frutti, buen culito / Si no entra, no lo fuerces / puedes engrasarlo, para facilitarlo”)

Little Richard, que a los 13 años fue expulsado de su casa por su propio padre por ser homosexual, se atrevía con una letra en la que, empezando por el título, no había dudas de lo que estaba hablando, ya que en jerga Tutti Frutti se usaba para referirse a los gays. Al productor Robert Blackwell le pareció excesivamente escandalosa y llamó a una letrista llamada Dorothy LaBostrie para que la cambiara. Así que esos versos se quedaron en el olvido y los que pasaron a la historia del rock fueron estos:

“Tutti frutti, all rooty, a-wop-bop-a-loon-bop-a-boom-bam-boom”

No sabemos a ciencia cierta qué hubiera pasado si se hubiera mantenido la primera versión, pero sí está claro que el cambio dio lugar a una de las más famosas canciones del rock y que su sonora onomatopeya se sigue recordando hoy en día.

Desde entonces se han hecho innumerables versiones de la canción. Por destacar 2 de ellas, la de Elvis Presley que la hizo un año después de la de Little Richard (ver el video), y la que hacía Queen en sus conciertos como en este directo de Wembley de 1986. Os añadimos como final la cantada por el propio Little Richard y su particular forma de interpretarla.

Si quieres conocer todas la canciones con historia disponibles en nuestra web,  pincha aquí.