Rock Bottom. La superación de la adversidad de Robert Wyatt


Si alguien cree en el aforismo de Nietzsche lo que no te mata, te hace más fuerte este es nuestro protagonista de hoy. Robert Wyatt, un músico inglés de rock progresivo procedente de la llamada escena de Canterbury, se encontró un buen día con la fatalidad pero consiguió reponerse a ella con entereza sacando un disco terapeútico rodeándose de reputados amigos.

En 1966 Wyatt empezó su andadura musical formando el grupo Soft Machine, uno de los pioneros del rock progresivo que debía su nombre al libro del mismo título escrito por el Beat William S. Burroughs. Permaneció durante 5 años con ellos hasta que las clásicas diferencias artísticas le llevaron a abandonarlos y crear su propio proyecto, Matching Mole. En ambos grupos se encargaba de la batería y de las voces, esto último algo inusual entre los bateristas. Cuando estaba preparando el que iba a ser su tercer disco, ocurrió algo que lo cambiaría todo para siempre.

El 1 de julio de 1973, Wyatt empinó el codo más de la cuenta en una fiesta y se cayó desde un cuarto piso al vacío. Esquivó la muerte pero pagaría un alto precio por ello, sufrió paraplejia en las dos piernas. Este accidente tan traumático le supuso un problema de movilidad pero no consiguió apartarle de su pasión por la música.

Wyatt y Benge en 1974

Postrado en la cama del hospital donde estuvo convaleciente, decidió abandonar la idea del disco con Matching Mole y dedicarse por completo al suyo en solitario. Allí, rumiendo su desgracia, empezó a dar forma a las canciones. El material elaborado en ese ambiente enfermizo no pudo ser más intimista y desgarrador. Su tono depresivo, aunque profundamente personal, no convenció a Wyatt y lo desehechó todo. Prevaleció el trabajo que había hecho en Venecia antes del fatal accidente, aprovechando que su pareja, la pintora Alfreda Benge, estuvo trabajando como ayudante del director de la película Amenaza en la Sombra (Donald Sutherland y Julie Christie).

Portada original

Con la ayuda de amigos de la talla de Mike Oldfield, Fred Frith, Ivor Cutler o Nick Manson (batería de Pink Floyd), éste último en las labores de productor, dio forma a unas canciones con influencias jazzísticas y de rock progresivo. La portada consistió en un dibujo pintado por Alfreda, con la que se casaría justo el mismo día de la publicación de Rock Bottom.

Portada reedición 1998

Consciente de que su música no era la más accesible para un público masivo, Wyatt grabó una versión del I’m Believer de los Monkees y la editó como single para promocionar el álbum. La acogida por parte del público no pudo ser mejor, entrando en el top 30 de las listas británicas.

Su primera aparición pública después de su percance estuvo a punto de no producirse. Aunque parezca increíble, la BBC no quería emitirlo porque salía en silla de ruedas. Al final se salió con la suya y apareció en el escenario con una banda de lujo formada por Andy Summers (Police) en la guitarra acústica, Nick Manson (Pink Floyd) batería y Fred Frithen en la guitarra eléctrica.

Para acabar, en Little Red Riding Hood Hit the Road participa el músico Mike Oldfield.

Francisco Tárrega. Un músico tan internacional, como desconocido.


Muchas veces tienen que venir los de fuera a enseñarnos lo que tenemos en casa. Este quizás sea el curioso caso de Francisco Tárrega. Este compositor y guitarrista español, que vivió en la segunda mitad del siglo XIX, se inició en la música de la mano de su padre. Un accidente en su infancia, le ocasionó pérdida de vista, y su padre temiendo que se quedase ciego, hizo que asistiera a clases de música para asegurarse su futuro. Lo que quizás no sabía su padre, es que estaba poniendo las semillas de un estupendo músico.

Para no irnos por las ramas, vamos directos al grano. Este compositor tiene el mérito de que una de sus melodías sea una de las más escuchadas hoy en día en todo el mundo. La melodía es esta. Seguro que os suena y eso que sólo dura cinco segundos.

.

Efectivamente!. Como el título del video decía, se trata de la melodía Nokia Tune, que viene predeterminada en los móviles Nokia. Se calcula que hay unos 850 millones de móviles de esta marca, con lo que os podéis hacer una idea de la cantidad de personas que conocen esta melodía. Lo curioso es que esta melodía está sacada de un tema de Francisco Tárrega llamada Gran Vals. Aquí os dejo una interpretación de la pieza.

Parece mentira que tengan que venir los finlandeses a enseñarnos lo que tenemos en casa. Pero hay más. En el año 1984, una cruda película del director Roland Joffé se llevó tres Oscars, en una dramatización de lo acaecido en Camboya durante el régimen de los Jemeres Rojos. Con el nombre en castellano de Gritos del Silencio (The Killing Fields),  Roland Joffé trató de plasmar la situación política en este estado asiático, bajo el toque musical que aportó Mike Oldfield. Pese a recortes y problemas entre compositor y director, Mike Oldfield elaboró una obra antagónica al estilo que nos tiene acostumbrados, y que se debe escuchar sabiendo las escenas a las que se refiere cada tema. La segunda curiosidad de esta entrada, es que quizás el tema más famoso de esta banda sonora es su corte Etude, que como presuponeis, es una versión de una de las obras más conocidas de Tárrega, llamada Recuerdos de la Alhambra. Aquí os dejo la versión que hizo Mike Oldfield (seguro que os suena).

Y la original (interpretada por Narciso Yepes).

Ya para terminar, vamos con la tercera curiosidad. En la película El amor en los tiempos del cólera basada en la obra del autor Gabriel García Márquez, aparece la canción “Hay amores” de la cantante colombiana Shakira, que aunque la letra es de su autoría, la instrumentación es de la obra de Francisco TarregaCapricho Árabe”. Para terminar os dejo el video de la canción de Shakira.

Salvando a Mike Oldfield. Concierto de Montreal 1981


Ya han pasado muchos años, desde que un jovencito Mike Oldfield, saltara a la fama gracias a su Tubular Bells, popularizado hasta la saciedad, gracias a la película de El Exorcista. Son muchos los discos que ha publicado desde entonces con mayor o menor éxito, y son muchos los elogios y críticas que ha suscitado desde ese mismo instante.

Mike Oldfield, es uno de esos artistas que a la mayoría de la gente no deja indiferente. Sus seguidores, entre los que me incluyo, nos gusta casi todo lo que hace, y sus detractores, solo ven en él una campana tubular, tocada de diez mil formas distintas, en discos consecutivos.

He de reconocer que sus sucesivas versiones del Tubular Bells, llegan a soltar algo de tufillo, pero no menos cierto es, que hay discos, que son autenticas maravillas, y que la gente por desconocimiento y obcecación con que siempre suena igual, tal vez nunca haya oído.

Yo siempre he echado de menos, al Mike Oldfield primitivo, al que sin tantos artilugios y puestas de escena, era capaz de enganchar con el público en cuanto cogía su púa. Y de entre todos esos momentos, me quedo con un concierto que ofreció en Montreal (enlaces para descargar el video del concierto al final de la entrada), donde se puede ver al que yo creo es el verdadero Mike Oldfield. Un virtuoso de la guitarra, y un comunicador nato de su talento. La verdad es que estos videos merecen la pena y creo que te ofrecerán otra imagen del Mike Oldfield, al que su obsesión con la versiones del  Tubular Bells ha ocasionado un encasillamiento injusto en mi opinión. Seguro que te sorprenderan.

Corte de su tema Punkadiddle.

El corte en el que interpreta  Ommadawn. Pese a tener una pequeña cagada al minuto y medio mas o menos, los primeros 5 minutos son impresionantes.

Platinum

Conflict.

Taurus 1 y 2.

Y para acabar como no, el Tubular Bells parte 1.

Para descargar el video del  concierto de Montreal del año 1981. Enlaces. (Nota)

Parte1, Parte2, Parte3, Parte4, Parte5, Parte6, Parte7, Parte8, Parte9, Parte10

The Sailor’s Hornpipe. Una Tabla De Ejercicios Para Los Marineros


Quizás no te suene el nombre de esta melodía y por eso no la sepas situar. Pero que pasa si te digo que es la música que se utilizaba en los dibujos animados de Popeye? Efectivamente,  se utilizaba en el inicio de los capítulos,  y aunque quizás menos conocida que el famoso “Popeye el marino soy”, es seguro que sus acordes te suenen.

El “hornpipe” es una danza tradicional irlandesa. Aunque posee muchas variantes, la más conocida tiene su origen en un baile que hacía ejercitar a los marineros, a la que se llamó The Sailor’s Hornpipe . Según se recogen en algunos escritos, esta danza trataba de imitar la vida cotidiana de un marinero, donde se trataba de representar todos los deberes que estos tenían a lo largo de una jornada de labor, recoger anclas, atar cuerdas, y muchas más labores de un día en cubierta.

Los marineros de la marina inglesa lo usaban para mantenerse en forma, y este baile se hizo famoso, ya que no se necesitaba ni mucho espacio, ni pareja de baile. Incluso, la leyenda dice que James Cook lo utilizaba para los ejercicios diarios de su tripulación.

Aquí os dejo una version de Mike Oldfield, demostrando sus virtudes con otro tipo de cuerdas, en un fabuloso concierto que ofreció en Montreal, donde al final del mismo, se puede ver lo rápido que es capaz de tocar el The sailor’s hornpipe.

Si quieres conocer todas la canciones con historia disponibles en nuestra web,  pincha aquí.

A %d blogueros les gusta esto: