Zarama triunfa en fiestas de Bilbao 22 años después


Estuve ayer por la noche viendo el concierto de Zarama en la Aste Nagusia de Bilbao. Una ubicación de lujo, al lado del museo Guggenheim, fue el escenario desde donde desplegaron el que quizá fue el más completo de los 3 shows que les he visto hasta la fecha. Se nota que están más rodados. El repertorio lo tienen tan dominado que incluso han añadido pequeños detalles en algunas canciones. Los recursos escénicos, mayores para la cita bilbaína, potenciaron aún más las canciones de los santurtziarras. El despliegue de luminotecnia, las proyecciones de Gabi Vecino, los golpes de baqueta de Ernesto Alava (que está hecho un toro…de la frente para abajo), los teclados del ex-remero de Kaiku Joseba Lafuente, los punteos del guitar hero Tontxu Tabares, la precisión de reloj suizo de la mano de Javi Alvarez al bajo y los movimientos del infatigable Roberto Moso fueron captados al detalle por las cámaras de Euskal Telebista. Y es que lo grabado ayer servirá para la próxima publicación de un DVD del concierto, primero del grupo tras 15 años después de su último disco.

Zarama en directo ayer en Bilbao

Zarama en directo ayer en Bilbao

La última vez que Zarama actuó en fiestas de Bilbao fue en 1987 en la Plaza Nueva junto a otro grupo mítico, Hertzainak. Para aquella ocasión no inmortalizaron el evento, una pena porque según contaba Roberto Moso en su libro Flores en la Basura, hicieron una guerra de tartas encima del escenario y provocó, además de las risas del grupo y de los propios espectadores, que no volvieran a tocar más en la Aste Nagusia. Ayer se rompió el “boicot” después de 22 años.

Zarama y su Guda eta Pakea

Zarama y su Guda eta Pakea

El setlist fue muy similar al que han ido desgranando hasta ahora. Las modificaciones se dieron en los bises. Soinu Krudelak, Eskerralde y Beti Penetan se cayeron de la lista y la sorpresa fue con la que cerraron, una versión de Eskizofrenia de Eskorbuto. No la había podido oir hasta ayer y fue un buen broche final. Con un toque en la introducción de los teclados a lo Baba O’Riley y un snippet de My Generation en la mitad, la canción destilaba un sabor evidente al grupo preferido de Iosu Expósito, los Who. Un acertado homenaje que cerraba una noche pacífica, sin guerra de tartas pero con mucha tralla de estos “veteranos” que tienen cuerda para rato. Os dejo con un video que grabé de una de sus canciones, Bostak Bat.