The Minstrel Boy. El himno irlandés por los caídos


La música tradicional irlandesa cuenta con numerosas canciones que hoy en día siguen conservando su popularidad. Hoy hablaremos de una de ellas surgida tras la rebelión irlandesa de finales del siglo XVIII.

The Minstrel Boy fue escrita por Thomas Moore como recuerdo a muchos compañeros de estudios que murieron en aquella revuelta contra el imperio británico de 1798. La canción pronto se convirtió en un canto habitual en las guerras en las que participaban soldados irlandeses como en la Guerra de Secesión de EEUU y más tarde en la Primera Guerra Mundial. Actualmente suele oirse en los funerales de irlandeses caídos en servicio ya sean bomberos, policías o de otras organizaciones.

Son muchas las versiones que se han hecho a lo largo de todo este tiempo. Una de las más relevantes fue la que hicieron Joe Strummer & The Mescaleros. Tanto le gustó al ex-miembro de los Clash que la duración se alargó hasta los 18 minutos. Una versión más reducida sirvió como banda sonora al final de la película Black Hawk Derribado.

La primera parte con la original de Joe Strummer & The Mescaleros con interesantísimas imágenes de la vida de Joe.

La 2ª Parte

El grupo irlandés The Corrs también se animó a realizar una pero en su caso fue puramente instrumental.

Os dejo con la letra de la canción y su traducción.

The minstrel boy to the war is gone,
In the ranks of death ye will find him;
His father’s sword he hath girded on,
And his wild harp slung behind him;
“Land of Song!” said the warrior bard,
“Tho’ all the world betray thee,
One sword, at least, thy rights shall guard,
One faithful harp shall praise thee!”

The Minstrel fell! But the foeman’s chain
Could not bring his proud soul under;
The harp he lov’d ne’er spoke again,
For he tore its chords asunder;
And said “No chains shall sully thee,
Thou soul of love and bravery!
Thy songs were made for the pure and free
They shall never sound in slavery!”

El niño juglar a la guerra se ha ido
en las listas de muerte lo encontrareis
la espada de su padre el se ciño
y su salvaje arpa tras de él colgo
Tierra del canto!, dijo el bardo guerrero
aunque todos los mundos os traicionen
una espada, al menos, vuestros derechos protegera
una fiel arpa os alabara

El juglar cayo, pero la cadena del enemigo
no pudo derribar a esa orgullosa alma
El arpa que él amaba nunca mas hablo otra vez
por él, sus cuerdas aparte arranco
y dijo “ninguna cadena mancillara
vuestra alma de amor y coraje
tus canciones fueron hechas para los puros y libres
ellas nunca sonaran en esclavitud”.

Tres canciones para una semana (IV).


Ahora que está en el candelero el continente africano, y más concretamente Sudáfrica, por el reciente mundial, nuestra primera canción nos habla de una de las áreas urbanas más conocidas de Johannesburgo.

Su nombre es Soweto, y es una extensa área al suroeste de Johannesburgo, donde se estima que residen cerca de 4 millones de personas. Conocida, por sus pésimas condiciones, y por ser uno de los focos de resistencia ante el apartheid, hoy en día empieza a abrirse paso poco a poco. Mattafix, dúo musical originario de las islas británicas, y conocido para el gran público, por una de las canciones reivindicativas de la situación en Sudán, titulada Living Darfur, y que contaba en su video con la aparición de rostros famosos del celuloide, también aprovecho el álbum, para acordarse de Soweto, en su canción Memories of Soweto.

Memories of Soweto

Living Darfur

La segunda canción que recomendamos esta semana, es una vuelta a la música de antaño, la que te hacía mover los pies ya con los primeros compases. Pese a que pueda parecer un artista de hace 50 años, realmente es un joven talento escocés del que hemos hablado en varias ocasiones en Auricular Digital. Su nombre es Paolo Nutini, y la canción que os presentamos Pencil Full of Lead, corresponde a su disco del 2009, Sunny Side Up.

Y la tercera y última sugerencia, es para el proyecto en solitario del líder y vocalista del grupo The Killers, Brandon Flowers. Contenido en su álbum Flamingo, nos llega un adelanto del mismo; el single CrossFire. El video cuenta con la presencia de la actriz Charlize Theron.

Guantanamera, guajira Guantanamera


Existen numerosas canciones populares que generan controversia cuando se indaga en el origen de la misma.  Una de las más conocidas es una canción popular cubana titulada Guantanamera.

Oficialmente se atribuye a José Fernández Díaz, más conocido como Joseíto, y la letra más comúnmente aceptada, a Julián Orbón. Surgen discrepancias en cuanto a la autoría de Joseíto, ya que él mismo ha contado diversas historias sobre el origen de la misma.

Incluso existen otras teorías que sitúan sus raíces en el propio Guantánamo. La historia paso a transcribirla tal cual aparece en la Wikipedia:

“La canción surgió en Guantánamo un sábado de julio de 1929, durante el cual un grupo de amigos se encontraba trabajando, mientras cantaban. Entre ellos se encontraba Herminio García Wilson, panadero de profesión, al que apodaban “El Diablo”. El grupo de amigos vio pasar a una mujer hermosa y la piropearon, según dijo el propio Wilson, de forma completamente cortés. Pero ésta respondió ofendida, por lo que uno de ellos exclamó “¡Eh, qué se habrá figurado la guajira guantanamera esta!”. Wilson buscó una música para acompañar la exclamación de su amigo, y la tocó esa misma noche durante una fiesta en casa de Silverio Bosch Dubois”.

Lo que sí es innegable, es que parte de la culpa de que hoy conozcamos la Guantanamera, se debe a Pete Seeger, que utilizando la letra adaptada de Julián Orbón de los primeros versos de los “Versos Sencillos” de José Martí, internacionalizó la misma. Como era lógico, Joseíto, reclamó los derechos de autor, y ambos tuvieron que llegar a un acuerdo.

Dejando a parte la polémica que envuelve a la canción, lo que es notorio es que su grado de difusión, la ha convertido en un clásico, en parte gracias a numerosos artistas que la han incluído en su repertorio. A continuación paso a mencionar alguno de ellos.

La reina de la frescura, y de la simpatía, la gran Celia Cruz, que como demuestra en este video de 1967, ya nos endulzaba con su “azucar”,

La segunda referencia nos lleva a Joan Baez, que al igual que Pete Seeger, fue una gran comprometida con la causa de los derechos humanos.

El propio Pete Seeger como no!, que popularizó la canción y que el propio gobierno cubano premió con la Orden Félix Varela de Primer Grado, en el año 1999.

El artista español más internacional durante muchos años, Julio Iglesias, también realizó su versión.

Compay Segundo

Wyclef Jean, junto a Celia Cruz

Una revisión curiosa de Jose Capmany, del clásico, en versión mas rockera.

Y en Euskadi uno de los grupos más importantes del rock en euskera Hertzainak, hizo una excepción para cantarla en castellano. En esta actuación su vocalista Gari comparte micrófono con Ruper Ordorika y el cantautor vasco ya fallecido Mikel Laboa. Les acompañan en el escenario los músicos de Oskorri Bixente Martinez, Anton Latxa, Fran Lasuen y Natxo de Felipe.

Sweet Lullaby. Un canto a la Tierra.


Existen músicas que nos llevan a través de sus notas, a una especie de viaje hacia estados de bienestar. Además son muchos artistas los que poseen facilidad para envolvernos con su música hacia dichos estados. Jean Michel Jarre, Vangelis, Enigma, David Arkenstone, Enya, Ryuichi Sakamoto, Kitaro o el más experimental Moby, son buen ejemplo de ello. Hoy nos centraremos en el dúo formado por Mouquet y Sánchez, que bajo el nombre comercial de Deep Forest, alcanzaron cotas de popularidad inimaginables, con su sencillo Sweet Lullaby.

Su primer disco, Deep Forest (Bosque Profundo), publicado en el año 1992, estaba dedicado al día de la tierra, y era una llamada de atención a la preservación de las selvas húmedas tropicales. No solo lo plasmaban en su música, ya que parte de los beneficios de la venta del disco, se entregaba a Pygmy Fund, asociación que ayuda a la población de pigmeos en la transición de la vida nómada, a la sedentaria, con programas que potencian las técnicas agrícolas, para posibilitar que se establezcan de manera permanente.

La gestación de este disco fue curiosa, ya que uno de los dos componentes del grupo, Sánchez, compró a la UNESCO, diversas grabaciones realizadas a lo largo del continente africano, donde se recogían cantos de diversas comunidades de indígenas y junto con Mouquet, decidió samplear los sonidos nativos y usarlos en temas de dance. En concreto, Sweet Lullaby, era una combinación de música techo ambiental, con las voces de los Baegu, una tribu de las islas Salomón.

Su esfuerzo se vio recompensado al año siguiente con la nominación a los Grammy en la categoría de Mejor Álbum.

BB King y U2


El maestro BB King nos ha visitado recientemente a sus 84 años y es por tanto una buena ocasión para hablar de una de las máximas figuras del blues. En este caso lo haremos recordando su conexión con el grupo irlandés U2.

La relación entre la leyenda viva del blues y los rockeros de Dublín surgió en 1989 con la grabación del disco Rattle & Hum. Después de alcanzar el olimpo del rock con el Joshua Tree, Bono y compañía registraron un doble LP mezclando canciones en vivo de esa gira con otras originales. Estas últimas hundían claramente sus raíces en la música americana como Desire, Hawkmoon 269 o When Love Come To Town. Para la interpretación de esta última contaron con la colaboración del dueño de “Lucille”, como es conocida su famosa guitarra Gibson.

En este video podéis ver la secuencia que salió en la película homónima de Rattle & Hum.

Esta es una segunda versión que no vio la luz.

Su relación no terminó ahí sino que BB King les acompañó en la gira Lovetown Tour por Oceanía, Japón y Europa. Además de telonearles, salía a cantar con ellos la mencionada When Love Come To Town.

Por ejemplo en Australia:

O en Rotterdam:

No sólo cantaba su canción, sino que también lo hacía en la que U2 grabó con Bob Dylan, Love Rescue Me.


A %d blogueros les gusta esto: