Los motivos de la disolución de East17.


En la primera década del siglo 21, surgieron numerosas bandas que aprovechando el camino que abrieron los New Kids on the Block, trataron de abrirse paso en el mundo de la canción, con la formula de bodybands. Chicos guapos, con voces angelicales y con numerosas fans locas por sus huesos. Podíamos citar muchos ejemplos de estas bandas, aunque Take That, Backstreet Boys, WestLife o East17, son buenos ejemplos de ello.

Stay another day

Estos últimos, East17, tuvieron un desenlace cuando menos curioso por las formas. El grupo por aquel entonces ya había empezado a tener problemas entre sus componentes. Nada anormal en un grupo de varios miembros, que no se pueda resolver hablándolo un poco. El caso es que un comentario de su cantante Brian Harvey, desencadenó la disolución del mismo. En unas declaraciones a un medio de comunicación, Harvey respaldó el uso de las drogas, llegando a afirmar haber ingerido 12 pastillas en alguna noche de fiesta. Nada que no resulte tendencioso en un músico poco cauteloso en sus palabras.

El caso es que la sociedad estaba aun consternada por la muerte de un joven llamado Leah Betts, que en un primer momento se informó que había muerto por un lote contaminado de éxtasis. Tras su muerte, se impulsó una campaña avisando sobre los peligros de la droga. Las palabras de Harvey fueron un jarro de agua fría para esta campaña, y muchas emisoras decidieron dejar de radiar las canciones de East17. Como consecuencia de todo el revuelo, Harvey fue expulsado de la banda y Tony Mortimer siguió sus pasos voluntariamente.

Its alright

En realidad, como la autopsia desveló después, Leah Betts, realmente murió por una inflamación de cerebro, por un excesivo consumo de agua. La suerte para el grupo ya estaba echada, y más cuando esta noticia, no fue difundida por los medios hasta casi un año después.

La disolución fue toda una sorpresa, ya que en ese momento era un grupo con mucho éxito, y con buenas perspectivas.